Irlanda prepara una ofensiva diplomática por las críticas sobre impuestos

lunes 27 de mayo de 2013 18:28 CEST
 

Por Padraic Halpin y Conor Humphries

DUBLÍN, 27 may (Reuters) - Irlanda se está preparando para rechazar de manera oficial las acusaciones realizadas por senadores estadounidenses acerca de que es un paraíso fiscal para las grandes multinacionales, y para lanzar una ofensiva diplomática con la que reparar los daños causados a su reputación en el exterior.

Irlanda se ha visto obligada a defender su impuesto de sociedades superreducido después de que el Senado de EEUU dijera la semana pasada que la multinacional Apple apenas pagó impuestos sobre unos beneficios de decenas de miles de millones de dólares canalizados a través de filiales irlandesas y que negoció un impuesto de sociedades especial inferior al dos por ciento.

Ministros y altos cargos irlandeses han insistido en que el sistema fiscal del país es transparente y que hay otros países responsables si el fabricante del iPhone y del iPad ha pagado impuestos tan bajos. El ministro de Finanzas, Michael Noonan, dijo que Irlanda no será el "chivo expiatorio" del subcomité del Senado.

Dos fuentes gubernamentales dijeron que el Gobierno probablemente dará una respuesta firme esta semana, y dirá al comité liderado por el veterano senador experto en cuestiones fiscales Carl Levin que Irlanda no es un paraíso fiscal, ni que le preparó un acuerdo especial a Apple.

"Sin duda, hay un riesgo de un daño a la reputación si no defendemos nuestra parcela y dejamos claro los hechos, así que por supuesto eso va a ocurrir", dijo a Reuters la ministra irlandesa de Asuntos Europeos, Lucinda Creighton, refiriéndose a la respuesta que está preparando.

"No tengo ninguna duda de que será una respuesta fuerte, y defenderemos con energía a Irlanda como un lugar seguro, legalmente válido y un buen sitio para hacer negocios. Lo que se ve es lo que hay, y por eso tantas empresas globales tienen su sede en Irlanda".

Creighton habló desde el aeropuerto de Dublín antes de comenzar un viaje de cuatro días a Washington y Nueva York donde se reunirá con dirigentes empresariales y políticos y hablará en la prestigiosa Universidad de Columbia.

Aunque la visita comercial estaba prevista mucho antes de las revelaciones de la semana pasada en Capitol Hill, Creighton dijo que los demás ministros y ella aprovecharán cada ocasión para aclarar las "desinformaciones" escuchadas en el Senado.   Continuación...