Veterano empresario lanza aplicación de mensajería multimedia just.me

jueves 18 de abril de 2013 13:06 CEST
 

SAN FRANCISCO, EEUU, 18 abr (Reuters) - El abarrotado y fragmentado mercado de aplicaciones de mensajería para teléfonos móviles, uno de los sectores de mayor apogeo en Silicon Valley, se está volviendo aún más concurrido.

Keith Teare, un veterano empresario de Valley, lanzó el miércoles just.me, un servicio que pretende combinar correo electrónico, mensajes multimedia y almacenaje en la nube en una sola aplicación para iPhone.

La startup, respaldada por Google y True Ventures, es el último participante en una oleada de aplicaciones, incluyendo Whatsapp, Kik y Wechat, de Tencent Holdings, que es vista por expertos de la industria como un elemento con posibilidades de minar la posición de Facebook en el área de las redes sociales e incluso llegar a convertirse en la próxima compañía dominante en Internet.

En los últimos meses, tanto Facebook como Google han tratado de adquirir Whatsapp con ofertas de más de 1.000 millones de dólares (alrededor de 766 millones de euros), según informaciones sin confirmar de blogs de tecnología.

Teare, fundador ejecutivo del blog de tecnología Techcrunch, reconoció que su compañía se enfrenta a competidores profundamente arraigados que han conseguido millones de usuarios antes del lanzamiento de just.me.

Sin embargo, argumentó que su aplicación, que está integrada en la lista de direcciones del iPhone, podría prevalecer porque sus usuarios son capaces de enviar mensajes a receptores que no tienen just.me, mientras que rivales como Whatsapp exigen que ambas partes sean clientes.

Para diferenciarse, just.me ofrecerá a los usuarios "una nube privada" donde se podrá almacenar contenido multimedia. El servicio también permitirá a los usuarios transmitir sus mensajes al público como lo hacen con Twitter o enviar mensajes privados similares a los clásicos mensajes de texto.

El servicio se lanzó el miércoles en 155 países en las tiendas de Apple. (Información de Gerry Shih; Traducido por Leticia Núñez en la Redacción de Madrid)