16 de abril de 2013 / 14:45 / hace 5 años

ACTUALIZA 2- CNMV rechaza cuentas Pescanova, amenaza con sanción

* Supervisor rechaza cuentas, controlará con KPMG elaboración de las nuevas

* Amenaza con sanciones “de conformidad con la normativa”

* Aumenta presión sobre presidente tras venta de participación

* Accionistas, sorprendidos por movimientos accionariales de Sousa

* Sousa se reunió con presidenta CNMV el martes- fuente (Añade comentarios de CNMV, reescribe titular e información)

Por Andrés González y Carlos Ruano

MADRID, 16 abr (Reuters) - El supervisor bursátil español mostró el martes su rechazo a las cuentas sin auditar presentadas la víspera por Pescanova al considerar que no se adaptan a los estándares de contabilidad vigentes y amenazó con sanciones a los gestores de la empresa con relación al escándalo que ha protagonizado en las últimas semanas.

En un comunicado publicado a última hora del martes en su página web, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) dijo que monitorizará, junto con el auditor forense KPMG, el proceso de formulación de las nuevas cuentas para “conocer de forma continua los resultados de las comprobaciones en relación con la situación patrimonial de la empresa”.

“Los procedimientos sancionadores que pudieran derivarse de los hechos anteriores o cualesquiera otros relacionados con la situación de la compañía Pescanova seguirán su curso de conformidad con la normativa de aplicación”, dijo el regulador en su nota.

La compañía lleva suspendida en bolsa desde principios de marzo, cuando anunció su decisión de presentar preconcurso de acreedores -materializando la petición de concurso esta semana- entre discrepancias sobre el volumen total de la deuda de la compañía, que podría superar en más de 1.000 millones de euros los 1.600 millones reconocidos en junio debido al complejo entramado de sociedades con una confusa consolidación.

Durante el martes, la presidenta del supervisor mantuvo una reunión con el presidente del grupo de pescado congelado, Manuel Fernández de Sousa, sin que trascendiera el contenido de la misma, indicó una fuente con conocimiento de la reunión a Reuters.

La CNMV juega un papel fundamental en el escándalo de Pescanova, a la que tiene bajo investigación desde hace semanas. Fernández de Sousa, a través de un comunicado enviado el lunes por la propia Pescanova, reconoció al regulador que había ocultado información al vender acciones (la mitad de su participación del 14 por ciento) entre los meses de diciembre y febrero sin comunicarlo a tiempo.

Sousa dijo que había vendido dichas acciones para ayudar a la empresa ante sus problemas de liquidez y, a este respecto, envió el martes un nuevo hecho relevante en el que informaba del detalle del préstamo y del momento en el que prestó dinero a la sociedad.

Pescanova afirma que el contrato de préstamo tiene fecha 7 de febrero de 2013, por importe de 9,3 millones de euros, que paga un diferencial del 5 por ciento y que fue desembolsado los días 7, 8 y 18 de febrero, con amortización prevista el 7 de mayo.

No obstante, el importe que ingresó el presidente es presumiblemente mayor que el prestado, ya que en los tres meses en los que el presidente del grupo afirmó haber realizado las ventas de acciones, estas se movieron entre los 13,45 y los 17,99 euros, lo que para una participación del 7 por ciento equivale a unos ingresos de entre unos 27 y 36 millones de euros.

Pese a las incontables irregularidades en las que aparentemente ha incurrido la compañía en las últimas semanas -ha transcurrido ya un mes desde que se desató el escándalo, cuando, después de que varios consejeros se negaran a firmas las cuentas de 2012, la propia empresa reconociera divergencias entre la deuda real y la declarada-, la CNMV todavía no ha tomado ninguna decisión sobre el gobierno, más allá del control junto al auditor forense y la amenaza de acciones legales anunciadas el martes.

CRECE LA PRESIÓN SOBRE EL PRESIDENTE

La sorprendente confesión realizada el lunes por Sousa, que reconoció haber vendido una participación del 7 por ciento de la compañía sin haberlo comunicado ni al regulador, ni al mercado, ni al resto de sus socios, han multiplicado la ya considerable presión para que el presidente del grupo alimentario abandone la gestión de la sociedad.

El segundo mayor accionista de la compañía, la cervecera Damm (con un 6,2 por ciento), ha dejado claro su descontento ya que Pescanova ha tomado decisiones clave en las últimas semana, algunas de ellas con ajustadas votaciones en el consejo, cuando Sousa ya había vendido su participación pero, al ocultarlo, mantenía sus representantes dominicales en el máximo órgano de gestión de la sociedad.

Otros accionistas también habían hecho públicas sus críticas a Sousa, como la gestora Iberfomento, que envió incluso un hecho relevante a la CNMV fechado el 15 de marzo para criticar algunos aspectos de la gestión del presidente. También Luxempart mostró su disconformidad con algunas comunicaciones realizadas por Sousa.

Según datos de la CNMV, Luxempart controla un 5,8 por ciento de Pescanova, mientras que Iberfomento tiene una participación del 3,4 por ciento en el capital.

Una de estas cuestiones clave en la división del consejo fue la decisión de presentar concurso de acreedores, un hecho que podría dar pie a un profundo cambio en la gestión, ya que el juez tendrá potestad para decidir si nombra un nuevo equipo gestor, como ocurre en muchos de los concursos de acreedores cuando existen dudas razonables sobre los gestores anteriores.

La polémica ha salpicado también la relación entre Pescanova y BDO, su auditor en la última década. La alimentaria ha revocado a la auditora, hecho que fue rechazado por BDO, que dijo no haber incumplido sus obligaciones ni incurrido en un supuesto de mala praxis.

A VUELTAS CON LAS PARTICIPACIONES DE LOS CONSEJEROS

Aparte de las comunicaciones de las ventas del presidente, la CNMV muestra ahora -con fecha de registro de entrada del 15 de abril de este año- notificaciones sobre operaciones con acciones de Pescanova en octubre de 2009 por ICS (representada en el consejo por Fernando Fernández Sousa, hermano del presidente) y en abril de 2012 por Inverlema (sociedad presente en el máximo órgano de la empresa a través de Pablo Fernández Andrade, hijo de Fernández de Sousa).

En el caso de ICS, se trata de una transmisión de 2,6 millones de acciones a 18 euros, aunque una anotación al margen de la CNMV dice que la comunicación anula una anterior, que ya no figura en los registros.

Por su parte, la sociedad representada por Pablo Fernández, reconoció la inversión de 23,2 euros en la compra de una acción de Pescanova en el mercado secundario.

En base a la Ley, cualquier miembro del consejo de cualquier sociedad cotizada ha de comunicar al regulador bursátil cualquier cambio de participación en un plazo máximo de cuatro días. (información adicional y edición de Tomás Cobos)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below