Accionistas contrarios a gestión Pescanova acuden a CNMV -fuentes

viernes 12 de abril de 2013 17:35 CEST
 

Por Andrés González y Tomás Cobos

MADRID, 12 abr (Reuters) - Los asesores legales de los tres accionistas críticos con la gestión de Pescanova -Damm, Luxempart e Iberfomento- mantuvieron el jueves una reunión con representantes de la CNMV, dijeron el viernes dos fuentes conocedoras de la reunión.

Los tres grupos trasladaron al regulador su preocupación por la falta de comunicación dentro del consejo de la compañía -- que ha anunciado su intención, aún no materializada, de solicitar concurso de acreedores -- y las dificultades que están encontrando para acceder a información relevante sobre la entidad, que lleva suspendida de cotización más de un mes ante la imposibilidad de cuadrar sus cuentas anuales de 2012.

"El jueves se produjo una reunión de los representantes legales de Damm, Luxempart e Iberfomento con abogados de la CNMV", dijo una fuente conocedora de la reunión.

Portavoces de la CNMV, Damm e Iberfomento no hicieron comentarios sobre la información. Luxempart no estaba disponible para hacer comentarios.

Pescanova, uno de los líderes mundiales en el sector del pescado congelado, se encuentra inmersa en una grave crisis después de que el auditor, BDO, se negase a firmar las cuentas y que la propia compañía reconociese que existían "discrepancias" sobre los datos de deuda, lo que ha llevado a la CNMV a abrir una investigación sobre el caso.

Según diversas fuentes, la sociedad tiene una deuda cercana a los 2.800 millones de euros, muy superior a los 1.600 millones declarados en sus últimos resultados publicados.

El grupo, cuyo consejo únicamente se reunió siete veces en 2012, y ninguna a partir de noviembre, maneja una compleja estructura societaria, con más de 80 sociedades en tres continentes, muchas de ellas con una participación del 49 por ciento y un criterio de consolidación poco claro.

El regulador ha dado a la compañía de plazo hasta el próximo lunes para presentar sus cuentas anuales de 2012, que no están auditadas pero deben ir firmadas (o con una negativa expresa a hacerlo) por parte de todos los consejeros.

Para ello, Pescanova tendría que convocar una reunión del consejo de administración antes de presentar las cuentas el lunes o bien enviar el documento que se presentará ante el regulador a los consejeros para que lo firmen aun sin convocarse una reunión.

Fueron precisamente las reservas de los auditores dispararon el enfrentamiento entre el presidente y mayor accionista de la sociedad, Manuel Fernández de Sousa-Faro (14 por ciento) y las sociedades Damm (con un 6,18 por ciento, representada en el consejo por José Carceller), y Luxempart (5,8 por ciento, representada por François Tesch). (Información adicional de Julien Toyer, editado por Jesús Aguado)