Obama habla sobre economía e inmigración en una reunión con banqueros

viernes 12 de abril de 2013 11:19 CEST
 

Por Douwe Miedema

WASHINGTON, 12 abr (Reuters) - El presidente Barack Obama hizo hincapié en la necesidad de revivir la economía de Estados Unidos y reformar las políticas inmigratoria y fiscal, durante una reunión que mantuvo el jueves con algunos de los banqueros más poderosos del mundo.

La Casa Blanca había establecido la agenda para la reunión, dijo una fuente con conocimiento de la situación, y la reforma en marcha de Wall Street -un tema sensible para los grupos de presión financieros- no tuvo un lugar preponderante en la lista de temas tratados durante el encuentro.

"El presidente discutió con los líderes empresariales la necesidad de trabajar juntos en varios temas importantes que afectan la confianza de los negocios, el crecimiento económico y la creación de empleos", dijo un funcionario de la Casa Blanca en un comunicado divulgado por correo electrónico.

El consejero delegado de Goldman Sachs, Lloyd Blankfein, estuvo en la reunión, al igual que entre otros sus pares de JP Morgan Chase Jamie Dimon, de Morgan Stanley James Gorman, y de Bank of America Brian Moynihan.

El grupo, que incluyó a representantes de los sectores asegurador y de administración de activos, dejó la Casa Blanca al mediodía en dos vehículos sin hablar con la prensa, tras permanecer allí aproximadamente una hora.

Los banqueros eran todos miembros del Foro de Servicios Financieros, que estaba realizando su reunión primaveral de un día, según el funcionario de la Casa Blanca. El Foro, un importante grupo de presión bancario, dijo que el diálogo había sido "constructivo".

Políticos de Washington -e incluso algunos reguladores- se han vuelto más críticos del sector financiero después de la crisis de 2007-2009 y apoyaron leyes más estrictas como las reformas Dodd-Frank de 2010 y acuerdos regulatorios de capital como el llamado Basilea III.

Dos senadores de Estados Unidos, por ejemplo, han presentado un plan que obligaría a los bancos a reunir mucho más capital para financiar sus negocios, algo que sería tan costoso que las instituciones más grandes podrían verse obligadas a dividir sus negocios.

Si bien la seguridad y la solvencia del sistema financiero estuvieron en la agenda, según una segunda persona con conocimiento de la situación, fue sólo uno de los temas tratados junto a la inmigración, la ciberseguridad y el presupuesto de Estados Unidos. (Informaicón adicional de Lauren Tara LaCapra en Nueva York; Traducido por la Mesa de Santiago de Chile; Edición de Raquel Castillo)