Francia amenaza con recurrir a la UE una prohibición en la Apple Store

viernes 12 de abril de 2013 09:56 CEST
 

PARIS, 11 abr (Reuters) - Francia planea solicitar a la Comisión Europea una regulación más estricta de las compañías de Internet, tras la decisión de Apple de eliminar una aplicación de su plataforma diseñada en París.

El pasado viernes, Apple prohibió AppGratis -que permite a los usuarios descubrir aplicaciones gratis- por no respetar sus normativas. AppGratis sostiene que cuenta con 12 millones de usuarios a nivel mundial y que generó ingresos por nueve millones de euros el año pasado.

La ministra francesa de economía digital Fleur Pellerin calificó la decisión de Apple de "extremadamente brutal y unilateral (...)".

"Este comportamiento no es digno de una compañía de esta magnitud", destacó Pellerin.

La responsable agregó que ciertas compañías de Internet son culpables de "comportamientos abusivos reiterados" y que pediría a la Comisión Europea y los estados miembros de la UE que regulen mejor las plataformas digitales, los motores de búsqueda y las redes sociales.

En un correo electrónico enviado a Reuters, Apple dijo que tuvo una discusión con AppGratis antes de eliminarlo de su plataforma y que la compañía había ignorado sus especificaciones técnicas.

Francia regularmente se enfrenta a gigantes extranjeros de Internet y está estudiando maneras de limitar la evasión de aranceles legales por parte de grandes firmas del sector.

En febrero, Google acordó pagar 60 millones de euros a un fondo especial para ayudar a los medios franceses a desarrollar su presencia en Internet como una alternativa para pagar a estos medios por publicar vínculos que lleven a su contenido.

Editoriales francesas han estado presionando a Google para que les pague licencias por publicar títulos y fragmentos de artículos en los resultados de sus motores de búsqueda.

El presidente francés, François Hollande, ha amenazado con presentar una ley para obligar a Google a pagar a los medios franceses por publicar vínculos que lleven a su contenido si no se firma un acuerdo.

Durante las conversaciones, Google hizo frente a una auditoría fiscal sobre su práctica de cobrar a los anunciantes franceses a través de su sede central europea en Irlanda. (Información de Blandine Henault; escrito por Geert De Clercq. Traducido por la Mesa de Santiago de Chile; Edición de Emma Pinedo)