Cantabria prohíbe explotación con fracking de reservas de gas

lunes 8 de abril de 2013 19:49 CEST
 

MADRID, 8 abr (Reuters) - El parlamento cántabro ha prohibido por ley utilizar la técnica de fracturación hidráulica (fracking) para explotar los importantes recursos no convencionales que se cree que alberga el subsuelo de la región.

"Unanimidad. Aprobada la ley que regula la prohibición de la técnica de fract. (fracturación) hidráulica", dijo el Gobierno cántabro, gobernado por el PP, en su cuenta de Twitter.

La técnica de fracturación hidráulica o fracking inyecta agua y químicos a alta presión en el subsuelo para romper las rocas, normalmente de pizarra, en las que se encuentra encerrado el gas y extraerlo a la superficie.

Esta técnica, que está siendo ampliamente utilizada en Estados Unidos y ha provocado una caída importante de los precios internacionales del gas por la creciente oferta, es sin embargo muy contestada en Europa, una región en la que la densidad de población es mucho mayor y las preocupaciones por el medio ambiente son más comunes.

Tanto Francia como Bulgaria han prohibido el uso de esta técnica para extraer el gas del subsuelo, una fuente de energía que podría ayudar a España a combatir la profunda recesión económica y equilibrar su balanza energética.

El Gobierno central del Partido Popular se ha mostrado partidario de esta medidas, aunque en un momento delicado y con la intención de voto en tendencia negativa podría ser muy cauto ante un movimiento más radical en favor de esta técnica.

España, que importa alrededor del 76 por ciento de los combustibles, podría tener una de las reservas de "shale gas" o gas pizarra más grandes del mundo, según Shale Gas Europe, un grupo de presión defensor de esta técnica.

"Las importantes reservas de España, si fueran técnicamente recuperables, podrían transformar la economía española en un momento en el que el país lucha contra la deuda y se ha visto forzado a adoptar medidas", dijo el grupo en una nota.

Aunque no existen datos oficiales al respecto, algunos analistas creen que las reservas del también denominado gas no convencional de España podrían ascender a 1,4 billones de metros cúbicos, cantidad suficiente para cubrir la demanda de la Unión Europa durante tres años.

Sin embargo, las estimaciones previas se han mostrado ineficaces en otros casos, como en Polonia, donde las estimaciones iniciales se redujeron en un 90 por ciento después de que comenzasen los sondeos sobre el terreno.

En España se cree que el shale gas estaría distribuido a lo largo del norte del país, entre Galicia y el País Vasco. (Información de Tracy Rucinski y Andrés González, Editado por Tomás Cobos)