Un cofundador de Microsoft abre una oficina de inversión en Silicon Valley

martes 2 de abril de 2013 07:29 CEST
 

Por Bill Rigby

SEATTLE, 2 abr (Reuters) - Paul Allen, el multimillonario cofundador de Microsoft Corp , está abriendo una oficina en Silicon Valley para invertir en tecnología emergente y empresas de internet.

La oficina de Palo Alto, que abrirá sus puertas en las próximas semanas, operará bajo el nombre Vulcan Capital, el brazo de inversiones de Vulcan Inc, la empresa que administra la fortuna personal de Allen, de unos 15.000 millones de dólares (11.600 millones de euros).

Allen, de 60 años, cofundó junto con Bill Gates la mayor empresa de software en 1975, pero se fue en 1983 tras padecer cáncer.

La riqueza que consiguió por su participación en la empresa, más sus inversiones exitosas en deportes y propiedades, lo han convertido en la persona número 53 más rica del mundo, según la revista Forbes.

Allen, un pionero en el desarrollo del software para ordenadores personales y jefe tecnológico de Microsoft durante sus primeros ocho años, ha sido un inversor prolífico desde mediados de la década de 1980, al participar en el lanzamiento de varias empresas y fundar una innovadora tecnológica denominada Interval Research.

Allen ha colocado su dinero en cientos de emprendimientos en los últimos 30 años, incluyendo grandes participaciones en AOL , Ticketmaster, el estudio de cine DreamWorks SKG y la firma de cable Charter Communications. El multimillonario ganó dinero con AOL y DreamWorks SKG, pero perdió miles de millones de dólares con la quiebra de Charter.

La oficina de Palo Alto se enfocará en empresas de tecnología, programación y emergentes de internet, dijo a Reuters Paul Ghaffari, presidente de inversiones de Vulcan Capital.

"Vamos a expandir nuestra presencia en inversiones tecnológicas generales, quisiéramos tener más recursos, gente en terreno (Silicon Valley)", dijo Ghaffari. "Tenemos un apetito real para colocar nuevas ideas en nuestra cartera", agregó. (Traducido por la Mesa de Edición de Santiago de Chile. Editado por Rodrigo de Miguel)