Draghi telefoneó a Napolitano preocupado por los rumores de dimisión-medios

domingo 31 de marzo de 2013 15:01 CEST
 

ROMA, 31 mar (Reuters) - El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, telefoneó al presidente italiano Giorgio Napolitano después de las informaciones de medios que apuntaban a que el jefe de Estado de 87 años estaba planeando dimitir antes para despejar el camino hacia nuevas eleciones, informaron diarios el domingo.

Napolitano prometió el sábado que seguiría en el cargo hasta el final de su mandato el 15 de mayo, después de que se informara de que planeaba dimitir para acabar con el punto muerto tras las elecciones del mes pasado, de las que no salió ningún partido capaz de formar gobierno.

Esta movimiento sería necesario para permitir a Italia volver a las urnas antes de las vacaciones de verano, debido a unas cláusulas constitucionales que impiden a un presidente disolver el Parlamento en los últimos meses de su mandato.

Los principales diarios informaron el domingo de que Draghi llamó por teléfono a Napolitano para expresarle su preocupación por el hecho de que su dimisión dejara a Italia sin líder en momentos de creciente tensión en los mercados financieros, exacerbada por la crisis bancaria en Chipre.

Un portavoz del BCE declinó hacer comentarios. No hubo tampoco ningún comentario disponible desde la oficina de Napolitano.

Ayudados por la promesa del BCE de respaldar a los países comprando bonos en caso de que fuera necesario, los mercados financieros no han mostrado los niveles de pánico vistos durante la crisis que hizo caer al gobierno de Silvio Berlusconi en 2011.

Sin embargo, el pobre recibimiento de una subasta de deuda a medio y largo plazo la semana pasada puso de relieve el peligro de otra oleada de incertidumbre que podría desestabilizar la deuda pública italiana de 2 billones de euros si continúa el punto muerto.

Durante días han circulado rumores de que Moody's se prepara para recortar su calificación de la deuda soberana italiana, que está sólo dos escalones por encima del grado de "basura", en parte por la perspectiva de incertidumbre política. (Información de James Mackenzie y Paul Carrel en Fráncfort; Traducido por Raquel Castillo en la Redacción de Madrid)