30 de marzo de 2013 / 11:29 / hace 4 años

Los inversores desconfiados del rescate a Chipre, temen que lo peor está por venir

Por Mike Dolan

LONDRES, 30 mar (Reuters) - Los mercados financieros reaccionaron con calma a los vaivenes del rescate de Chipre en la última quincena, aunque muchos inversores temen que las consecuencias económicas aún están por venir.

Han optado por vender activos europeos, en lugar de una precipitada carrera global en busca de seguridad que podría generar preocupaciones por una ruptura de la zona euro.

Los precios de las acciones de las empresas líderes y de los bancos de la zona euro , los bonos de los bancos regionales y el tipo de cambio del euro han caído marcadamente esta semana si bien los papeles en Wall Street tocaron un máximo histórico.

Datos divulgados el viernes por EPFR, que realiza seguimiento de fondos, mostraron que las acciones, bonos y el mercado de dinero de Europa tuvieron fuertes cancelaciones esta semana, aún cuando los inversores continuaban yendo hacia los fondos de capital de Japón y de Estados Unidos.

El rescate de 10.000 millones de euros de Chipre evitó una inmediata debacle financiera que podría haber hecho estremecerse a los mercados financieros al estilo de Lehman Brothers.

Pero vino con el cierre forzado del segundo banco más grande de la isla y una redada a los depósitos bancarios mayores de 100.000 euros, que obligó a los grandes depositantes a formar parte del rescate.

Los inversores globales temen que los precedentes establecidos en el desordenado rescate afectarán la financiación bancaria afectando a las empresas y a la frágil economía regional y demorará cualquier recuperación.

Ben Bennett, estratega en el administrador de fondos británicos Legal and General Asset Management describió el escenario de temor por los depósitos, la solvencia bancaria y la recesión como un “pánico lento”.

“No creo que haya alguien que se haya despertado con un sudor frío en medio de la noche preguntándose de qué activos necesitaría desprenderse, esto es algo mucho más lento”, dijo en Bennett, estratega en el fondo británico Legal & General Asset Management.

Los inversores temen que los precedentes establecidos para resolver los problemas de los bancos hagan subir los costes para la financiación de los prestamistas.

Si los bancos tienen que pagar más para prestar serán reticentes a entregar financiación a las empresas, que ya están haciendo frente a una recesión y a difíciles condiciones de crédito.

Esto dañaría el crecimiento y resurgirían interrogantes respecto a la capacidad del bloque para deshacerse de la espiral de deuda y de la viabilidad de la moneda única de Europa.

Obligar a los ahorradores a asumir la pérdida fija un precedente que podría significar que los depositantes en otros países retiren dinero con mayor rapidez en el futuro si escuchan hablar de problemas en el sistema financiero.

Los inversores están buscando cualquier señal de que los ahorradores en otros sitios en Europa retiraron los depósitos de los bancos temiendo que puedan terminar perdiendo su dinero como los depositantes en Chipre.

Pero se tardarán al menos otras cuatro semanas antes de que los bancos centrales de Europa den a conocer los datos sobre el comportamiento de los depositantes en marzo tras el rescate de Chipre y una perspectiva más completa llevará otro mes.

Hasta que no haya una prueba clara, los inversores estarán nerviosos, guiados por una evidencia anecdótica y los precios del mercado. (Traducido por la Mesa de Santiago de Chile; Edición de Raquel Castillo)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below