11 de enero de 2013 / 19:08 / hace 5 años

EEUU revisará el 787 de Boeing por motivos de seguridad

* Los reguladores examinarán el diseño, la fabricación y el ensamblaje

* Más incidentes en Japón ponen en duda seguridad del nuevo avión

Por Deborah Charles y Alwyn Scott

WASHINGTON/NUEVA YORK, 11 ene (Reuters) - Estados Unidos ordenó una amplia revisión del avión más nuevo de pasajeros de Boeing, el 787 Dreamliner, mencionando la "preocupación" por una serie de problemas técnicos en las últimas semanas.

Responsables de agencias reguladoras gubernamentales dijeron que el Dreamliner sigue siendo seguro pero que se necesita un examen minucioso para identificar la causa de una serie de problemas, que incluye el incendio de un 787 estacionado en un hangar el lunes.

"Hay preocupaciones sobre los hechos recientes que involucran al Boeing 787. Es por eso que hoy estamos llevando a cabo una revisión exhaustiva", dijo el secretario de Transporte, Ray LaHood, en una conferencia de prensa.

La revisión pondrá énfasis en los avanzados sistemas electrónicos del 787 e incluirá el diseño, la fabricación y el ensamblaje, señaló la Administración Federal de la Aviación (FAA por sus iniciales en inglés).

La decisión se toma tras anunciarse una investigación aparte sobre una batería que se incendió y provocó el lunes "graves daños" a un 787 de Japan Airlines que estaba estacionado en el aeropuerto de Boston.

Sumándose a los incidentes que han puesto a prueba la confianza en el primer avión fabricado mayormente por compuestos de carbono, un Dreamliner sufrió una rotura en el parabrisas de su cabina de mando y otro una pérdida de combustible en vuelos separados en Japón.

El 787 es el avión más nuevo de Boeing y su máximo esfuerzo por revolucionar la aviación comercial mediante el uso de nueva tecnología para reducir el coste en combustible, al operar la nave al 20 por ciento.

Cada avión tiene un precio de lista de 207 millones de dólares.

Las aerolíneas están encantadas con el ahorro, y hasta el momento han dado su aprobación al avión, a través de pedidos de más de 800 aeronaves, y continúan respaldándolo a pesar de los problemas que ha presentado.

Pero Boeing ya superó por mucho el presupuesto y lleva más de tres años de atraso en sus planes de entrega de los aviones Dreamliner.

Las acciones de Boeing caían un 2,5 por ciento el viernes, a 75,17 dólares.

La amplia revisión por parte de los responsables estadounidenses podría generar un duro revés al avión más nuevo de Boeing, especialmente si desemboca a un costoso cambio de su diseño.

También es una prueba para el flamante consejero delegado de la división de aviones comerciales de Boeing, Ray Conner, quien también asistió a la conferencia de prensa el viernes en Washington.

Conner, quien anteriormente fue jefe de ventas de aparatos comerciales de Boeing, dijo que la compañía estaba comprometida a hacer que el avión sea tan fiable como sea posible y que sus sistemas de apoyo habían funcionado bien.

"Tenemos una completa confianza en el 787, y lo mismo nuestros clientes", declaró Conner.

CONFIANZA DE BOEING

La creciente cobertura de los problemas del 787 por parte de los medios se hace eco de la difusión global que hace un año tuvieron las grietas en las alas del superjumbo A380 construido por Airbus, el rival europeo de Boeing.

El A380 ha sido considerado seguro para volar y muy pocas líneas aéreas han anunciado una caída en las reservas, pero los problemas terminarían costando a Airbus hasta 500 millones en euros en reparaciones.

En ambos casos, los fallos cotidianos de los aviones han sido arrastradas hacia un debate más amplio y atrajeron una inusual atención, junto a problemas más serios.

"No puedo pensar en ninguna investigación similar, pero aparte del incendio de la batería, todas las otra cosas que hemos presenciado son menores", dijo Paul Hayes, director de seguridad en la consultoría de aviación Ascend, respecto a la revisión de la FAA.

El Dreamliner 787 realizó su primer vuelo comercial a finales de 2011 después de que una serie de demoras en la producción retrasó el programa de entregas más de tres años. Para finales del año pasado, Boeing había vendido 848 Dreamlines, y actualmente tiene 50 en servicio.

El 787 tiene un uso extenso de componentes eléctricos para llevar a cabo tareas que previamente eran llevadas a cabo por equipamiento más pesado, como el hidráulico. (Información de Kentaro Sugiyama, James Topham, Mari Saito, Mayumi Negishi y Maki Shiraki en Tokio, Deborah Charles en Washington, Ernest Scheyder en Nueva York, y Aman Shah en Bangalore, escrito por Ian Geoghegan. Traducido por la Mesa de Santiago de Chile; Edición de Emma Pinedo)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below