La censura en China convierte un editorial en una pesadilla

miércoles 9 de enero de 2013 15:13 CET
 

Por James Pomfret

GUANGZHOU, China, 9 ene (Reuters) - Cuando el antiguo vicepresidente de la agencia estatal china Xinhua Tuo Zhen fue nombrado director del departamento de propaganda en Guangdong, una de las provincias más liberales de China, tenía una reputación de izquierdista de línea dura.

Entre sus prioridades destacaba cómo controlar dos de los medios más atrevidos del país - Southern Weekly y Southern Metropolis Daily, del grupo en expansión Nanfang Media, propietario de casi 20 periódicos y revistas.

Medio año después, su mano dura ha desatado una inusual revuelta en las redacciones y una huelga de los periodistas del Southern Weekly, al tiempo que ha generado varios llamamientos en pro de la libertad de prensa en el país controlado por el Partido Comunista.

Durante 29 años, Southern Weekly se ha ganado una reputación de llevar más allá los límites para conseguir noticias relevantes y que han marcado la actualidad, atrayendo a algunos de los mejores periodistas del país y consiguiendo una circulación semanal de 1,7 millones de ejemplares en todo el país.

Aunque la supervisión gubernamental ya estaba en marcha, por ejemplo mediante la censura interna para vetar historias, personal actual y ya retirado dicen que los niveles de control se apretaron sustancialmente con la llegada de Tuo en mayo del año pasado.

Xiao Shu, antiguo columnista del Southern Weekly, dijo que Tuo trató al semanario no como un activo para buscar la verdad sino "como una carga, o algo negativo, para pisotearlo cuanto quisiera".

Aunque el trabajo de los responsables de propaganda se mantiene fuera de la vista pública, la situación en el Southern Weekly expuso algunos de los propios funcionamientos arbitrarios del sistema. También subrayó las demandas de una creciente clase media por mayores libertades, avivadas por los medios sociales que entraron en el debate sobre el periódico antes de que sus mensajes fueran bloqueados.

Yao Chen, una actriz con más de 32 millones de seguidores online, publicó una cita del escritor disidente ruso y premio Nobel Aleksandr Solzhenitsyn: "Una palabra de verdad vale más que el mundo entero", que se reenvió más de 95.000 veces.   Continuación...