19 de diciembre de 2012 / 17:18 / en 5 años

Noruega pide frenar la tala como "primeros auxilios" del clima

* Noruega redoblará tareas a corto plazo para calentamiento global

* Dice que falta “primeros auxilios” antes de acuerdo global

OSLO, 19 dic (Reuters) - Noruega, que ha liderado a los países desarrollados al invertir miles de millones de dólares para frenar la deforestación tropical, anunció el miércoles planes para redoblar sus esfuerzos como parte de unos “primeros auxilios” para desacelerar el cambio climático.

El primer ministro Jens Stoltenberg, que gobierna un país rico gracias a las explotaciones de gas y petróleo en el mar, dijo que hacen falta nuevas medidas para frenar el calentamiento global ahora, porque el nuevo acuerdo climático de la ONU no se espera hasta 2015, y no entraría en vigor hasta 2020.

“Entre tanto debemos prestar los primeros auxilios climáticos”, dijo en una rueda de prensa.

“El Gobierno redoblará sus esfuerzos para frenar la deforestación y trabajará para recortar las emisiones que producen el efecto climático más grande registrado en menor tiempo”, dijo. Sin embargo, Stoltenberg no anunció nuevas inversiones ni objetivos.

La deforestación, que a menudo se utiliza para despejar tierras para uso agrícola, supone el 17 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero con origen humano. Los bosques, desde el Congo al Amazonas, absorben dióxido de carbono del aire al crecer y lo liberan cuando se pudren o se queman.

Noruega ha sido el país más generoso al dar ayudas para frenar la deforestación tropical, con inversiones anuales por valor de 500 millones de dólares (unos 375 millones de euros) en los últimos años financiadas con sus cuantiosos ingresos por combustibles fósiles.

El país escandinavo tiene programas de mil millones de dólares en Brasil e Indonesia, y otros más pequeños en países como Guyana y Tanzania.

Stoltenberg dijo que otras medidas rápidas que entrarían en esos primeros auxilios serían recortes en la emisión industrial de hollín y metano, un gas de potente efecto invernadero, y reducciones en subsidios para el uso de combustibles fósiles.

Oil Change International, un grupo ecologista que pide un cambio hacia energías más limpias como la solar o la eólica, estima que los subsidios al combustible fósil en todo el mundo alcanzarán los 775.000 millones de dólares en 2012.

También calcula que la propia Noruega otorgó casi 700 millones de dólares en subsidios de esta clase el año que viene.

Las conversaciones lideradas por la ONU que se celebraron este mes en Qatar terminaron con un acuerdo para extender el Protocolo de Kioto, un débil pacto que establece objetivos de gases de efecto invernadero en los países industrializados, hasta 2020.

Eso desbloquea las negociaciones sobre el nuevo acuerdo mundial, que se espera cerrar en 2015. Pero las emisiones de gases de efecto invernadero van en aumento, impulsadas por el crecimiento en economías emergentes como China e India.

Información de Alister Doyle; Traducido por Cristina Fuentes-Cantillana en la Redacción de Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below