Microsoft y Motorola, separados por millones en el pago de patentes

martes 18 de diciembre de 2012 17:15 CET
 

SEATTLE, 18 dic (Reuters) - Microsoft y la filial de telefonía móvil de Google Motorola realizaron evaluaciones que distaban en millones de dólares sobre el pago por el uso de patentes de vídeo y wifi antes de la resolución de un caso que será crucial.

La sentencia, que se espera a lo largo del año que viene, podría ser un acontecimiento clave en el equilibrio de poder entre Microsoft y Google y el resto de la industria tecnológica en la actual batalla por la propiedad de la tecnología aplicada a los cada vez más populares 'smartphones', tabletas y vídeoconsolas.

El juicio, que tuvo lugar entre el 13 y el 20 de noviembre en un juzgado federal del estado estadounidense de Washington, tenía como fin establecer cuánto debía pagar Microsoft a Motorola por el uso de dos des sus patentes esenciales empleadas para la fabricación de la vídeoconsola Xbox y otros productos.

En documentos redactados posteriormente al juicio, hecho públicos el lunes, que esencialmente reflejan los argumentos finales antes de la sentencia, Microsoft consideró que no debía pagar más de 502.000 dólares (380.880 euros) al año por la patente de compresión de vídeo H.264 de Motorola y no más de 736.000 dólares anuales por la tecnología wi-fi 802.11 de Motorola.

Motorola, adquirida por Google a comienzos de año en buena medida por su valiosa cartera de patentes, presentó una valoración mucho más cuantiosa.

En su documento, también hecho público en formato escrito el lunes, Motorola dijo que debía recibir un pago del 2,25 por ciento del precio de venta de productos de Microsoft como la Xbox y el sistema operativo Windows 7, que utilizan las patentes en cuestión.

Motorola argumentó que un acuerdo justo sobre licencias cruzadas supondría que obtendrían unos pagos netos de entre 100 millones de dólares y 125 millones de dólares al año solamente por la cartera de patentes H.264.

Por las patentes 802.11 reclama un pago neto de entre el 1,15 por ciento y el 1,73 por ciento de los precios de los productos finales de Microsoft, lo que supondrían millones de dólares al año.

Se espera que el juez de distrito estadounidense James Robart dicte sentencia del caso a comienzos del próximo año. (Información de Bill Rigby; Traducido por Pablo Rodero)