17 de diciembre de 2012 / 21:13 / hace 5 años

Profesores, nerviosos y confundidos en retorno a clases en EEUU tras masacre

5 MIN. DE LECTURA

* Funcionarios cierran rápidamente escuelas debido a "persona sospechosa"

* Profesor se pregunta qué decir a menores de primer año

Por Daniel Trotta

17 dic (Reuters) - Los profesores y policías mostraron extrema cautela el lunes y no dudaron en cerrar las escuelas a la primera señal de problemas, mientras los padres expresaban sus nervios al enviar a sus niños de regreso a clases por primera vez desde la masacre en la escuela primaria Sandy Hook de Newtown, Connecticut.

Los profesores, temerosos de "imitadores" o alborotadores que podrían llamar por teléfono para realizar falsas amenazas, lidian con la manera de responder y sobre si hablar del tiroteo del viernes con los alumnos.

Las autoridades buscaban un equilibrio entre facilitar la seguridad necesaria sin asustar a los niños innecesariamente. Los políticos debatían sobre si proteger a no a las escuelas con guardias armados.

Al menos tres distritos escolares cerca de Newtown fueron cerrados el lunes después de que un ciudadano informó de una "personas sospechosa" en una estación de trenes cerca de una escuela primaria en Ridgefield, a unos 30 kilómetros del pueblo en el que un hombre armado mató a tiros a 20 niños y seis adultos en la escuela Sandy Hook.

"Tuvimos un reporte de una persona sospechosa en la estación de trenes Branchville, que está cerca de la Escuela Primaria Branchville. Lo que es sospechoso para una persona podría no serlo para otra", dijo el teniente Jeff Kreitz del departamento de policía de Ridgefield.

Cuando se le preguntó si los distritos vecinos debía ser cerrados, Kreitz dijo, "Fue sólo una precaución debido a la situación en Newtown".

El cierre fue levantado unas dos horas después, dijo la policía.

En Redding, a unos 16 kilómetros de Newtown, las escuelas fueron cerradas como una medida de precaución, dijo la policía.

El distrito escolar Katonah-Lewisboro en el estado de Nueva York envió a los padres un mensaje de texto automático avisándoles que las escuelas del distrito habían sido cerradas debido a un tema en un distrito escolar vecino. No ofreció más detalles.

La masacre de Newtown también resonó en otros lugares del país.

"No trataremos estos eventos trágicos en las clases de niños más pequeños", dijo Cindy Wulbert, directora de la Escuela Nettelhorst en Chicago, en una nota a los padres. "Manejaremos las preguntas refiriéndonos a lo seguros que están en la escuela y le pediremos a los más jóvenes que hablen con sus padres", agregó.

Los desafíos Del día después

En Kernersville, Carolina del Norte, la profesora de educación primaria Molli Falgout dudaba el lunes sobre cómo tratar la tragedia con sus estudiantes más pequeños.

"Y si lo hago, ¿Qué voy a decir al respecto? Sólo voy a rezar por lo ocurrido, porque no lo sé", dijo Falgout.

"Sólo hacerles saber que la escuela es segura" es un mensaje importante, dijo Faltgout, cuyos estudiantes tiene la misma edad de aquellos que murieron a tiros en Newtown.

Falgout, de 33 años, dijo que podría pensarlo dos veces antes de abrir las persianas de las grandes ventanas de su clase, preocupada de que al hacerlo permitiría que extraños miren hacia dentro. "De alguna manera voy a estar más preocupada ahora", sostuvo.

Incluso las escuelas en bases militares estaban preocupadas por la seguridad.

"Hoy, cada director está revisando, con el personal de las escuelas, nuestra rutina establecida de medidas de seguridad y los procedimientos que se deben seguir en caso de que ocurra una crisis", dijo Emily Marsh, superintendenta de escuelas en la Base de la Armada Fort Bragg y el Cuerpo de Marines de Estados Unidos en el campamento base Lejeune en Carolina del Norte.

"Consejeros, psicólogos privados y nuestros trabajadores sociales están disponibles para ayudar a los profesores, estudiantes y administradores", dijo Marsh en una nota a los padres.

En Florida, un político de Fort Lauderdale está proponiendo que agentes de policía sean asignados a todas las escuelas básicas de la ciudad.

Fort Lauderdale ya envía agentes a tres de sus escuelas secundarias y a cinco intermedias. La propuesta reasignaría a algunos detectives de la ciudad y agentes antinarcóticos a brindar cobertura a las escuelas primarias y evitar la aparición de imitadores de la masacre de Newtown.

Información adicional de Colleen Jenkins, David Adams, Brian Moss, Barbara Goldberg, Colleen Jenkins; Traducido por la Mesa de Santiago; Editado por Iciar Reinlein

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below