La regulación de la web se hará a nivel nacional tras el fracaso negociador

lunes 17 de diciembre de 2012 12:11 CET
 

Por Joseph Menn

SAN FRANCISCO, 17 dic (Reuters) - Las principales compañías de Internet del mundo, respaldadas por responsables de la toma de decisiones de Estados Unidos, obtuvieron buena parte de lo que querían la semana pasada cuando muchos países se negaron a firmar un tratado global de telecomunicaciones que los detractores temían que pudiera llevar a un mayor control gubernamental del contenido y las comunicaciones online.

Al rechazar incluso los términos suaves de la actualización del tratado internacional de telecomunicaciones y persuadir a docenas de países más a rechazar su firma, Estados Unidos dio un contundente apoyo al Internet en abierto, dijeron responsables oficiales de EEUU y dirigentes de la industria.

Pero tanto tecnólogos como políticos temen que Internet siga afrontando un peligro inminente de los nuevos controles impuestos por varios países, y algunos dijeron que las diferencias que se ahondaron durante la conferencia de doce días de la ITU en Dubái podrían terminar acelerando el final de la red tal y como hoy la conocemos.

"Si la comunidad internacional no puede ponerse de acuerdo en lo que realmente es un texto sencillo sobre telecomunicaciones, entonces existe el riesgo de que el consenso mantenido hoy en torno a la gobernanza de Internet dentro de la ICANN (el supervisor de direcciones internacional) y el modelo multiparticipativo se desmorone con el tiempo", dijo un delegado europeo a Reuters. "Algunos países claramente piensan que es tiempo de repensarse todo el sistema y las disputas en torno a esto podrían resultar imposibles de resolver".

Un número creciente de países están alarmados sobre el potencial destructor de Internet, el ciberdelito internacional o el uso que hacen los disidentes de servicios no regulados como Twitter y Facebook, que quedan fuera del control de las autoridades nacionales de telecomunicaciones. Muchos esperaban que la ITU lograría el consenso adecuado para establecer patrones o al menos intercambiar puntos de vista sobre cómo gestionar los problemas.

Pero la negativa de Estados Unidos a rubricar el tratado incluso aunque toda mención a Internet fuera relegada a una resolución aparte puede haber convencido a otros países de que tienen que proseguir individualmente, según los delegados.

"Esto podría llevar a una balcanización de Internet, porque cada país tendrá su propia opinión sobre cómo hacer frente a los participantes no regulados y supervisará Internet de forma diferente", dijo otro delegado europeo, que habló bajo condición de anonimato.

Sin cooperación de Estados Unidos y Europa, "puede que en futuro lleguemos a un Internet fragmentado", dijo Andrey Mukhanov, responsable internacional del Ministerio ruso de Telecomunicaciones y Comunicación de masas.   Continuación...