Carromero cumplirá el resto de su condena en España

viernes 14 de diciembre de 2012 15:39 CET
 

MADRID, 14 dic (Reuters) - El joven político español Ángel Carromero terminará de cumplir su condena de cuatro años de cárcel por el accidente de tráfico que tuvo lugar en Cuba en julio en el que murió el destacado opositor Oswaldo Payá, informó el viernes el Gobierno español.

Carromero, de 26 años y vicesecretario de Nuevas Generaciones del gobernante Partido Popular en Madrid, fue condenado a cuatro años en octubre por conducta imprudente tras conducir el coche accidentado, en el que también falleció otro disidente cubano, Harold Cepero, mientras que el joven político sueco Jens Aron Modig, que resultó ileso y pudo volver a su país.

"Se ha autorizado el traslado a España de Ángel Carromero para que cumpla aquí la condena impuesta por las autoridades cubanas", dijo en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros la vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría.

Las relaciones entre Cuba y España se enfriaron desde la llegada al poder del Partido Popular hace un año, y aunque este caso hizo temer un empeoramiento, finalmente se pudo encauzar y el Gobierno español ha estado negociando en la sombra para lograr el regreso de Carromero.

Santamaría no quiso precisar cuándo tendrá lugar el retorno y volvió a pedir cautela.

Payá era uno de los más importantes disidentes de la isla. En la década de 1980 fundó el Movimiento Cristiano de Liberación. En 2002, recibió el Premio Sajarov que concede la Unión Europea por la defensa de los Derechos Humanos, después que su grupo consiguiera decenas de miles de firmas en apoyo a su Proyecto Varela, una iniciativa que según sus creadores buscaba reformas moderadas al estado unipartidista de Cuba.

Su muerte desató acusaciones de la familia de Payá y otros disidentes, quienes dijeron que agentes del Gobierno provocaron el accidente golpeando y sacando de la vía al coche accidentando, pero Carromero y Modig negaron la versión diciendo que ningún otro vehículo se vio implicado.

Cuba considera a los disidentes como mercenarios al servicio de su enemigo Estados Unidos y otras potencias extranjeras.

El caso de Carromero recordó al del contratista estadounidense Alan Gross, detenido y condenado en la isla a 15 años de cárcel por conectar ilegalmente a Internet a grupos de cubanos como parte de un programa financiado por Estados Unidos.

Con Carromero también se trasladará a España otro ciudadano español, Juan Manuel Vives, condenado por tráfico de drogas en Cuba, dentro del acuerdo bilateral que permite que sus ciudadanos cumplan condena en sus respectivos países. (Información de Teresa Larraz Mora; Información adicional y edición de Emma Pinedo)