Un año con Monti: de la esperanza a las dudas

jueves 13 de diciembre de 2012 17:54 CET
 

* Pocas recompensas aún para un año de dolorosa austeridad

* Decepción porque Monti no hiciera más

* Algunos italianos dicen que crisis ha tenido beneficios

Por Lisa Jucca

MILÁN, Italia, 13 dic (Reuters) - Cuando Mario Monti tomó las riendas de Italia hace un año, con el país al borde de una crisis de la deuda al estilo de la griega, fue saludado como el salvador que finalmente pondría a Italia en el buen camino.

Hastiados de los escándalos, la corrupción y el amiguismo que había florecido durante el mandato de Silvio Berlusconi, trabajadores y empresarios aceptaron dócilmente en un principio las subidas de impuestos y la dura reforma de las pensiones, confiando en que los sacaría de las turbulentas tormenta de deuda en la eurozona hacia unas aguas más tranquilas.

Un año después, tras el inesperado anuncio de dimisión anticipada de Monti, m uchos se preguntan si valió la pena, ya que Italia aún afronta un futuro político incierto y sigue atascada en la recesión.

"Esperábamos un milagro. Y el milagro no llegó", dijo Mina Giannandrea, una comerciante de Roma.

Los italianos han sufrido el aumento de los impuestos sobre la renta, una tasa a las propiedades enormemente impopular y una subida en las facturas de la luz y el gas, sin que haya señales de recompensas por tantos sacrificios.   Continuación...