9 de diciembre de 2012 / 15:42 / hace 5 años

Los rumanos votan en unos comicios que podrían reabrir el choque político

* La apatía y el mal tiempo mantienen baja la participación

* La alianza de izquierdas puede obtener la mayoría

* El presidente podría designar a un primer ministro diferente

Por Sam Cage y Radu Marinas

BUCAREST, 9 dic (Reuters) - El primer ministro de Rumanía se dirigía el domingo hacia una victoria en las elecciones parlamentarias, que podrían desatar otra ronda de disputas políticas con el presidente de derechas y complicar las conversaciones para un nuevo acuerdo con el FMI.

La Unión Social Liberal(USL) del izquierdista Victor Ponta ganará el mayor número de votos y probablemente una mayoría clara, según los sondeos. Sin embargo, los analistas dicen que el presidente Traian Basescu podría utilizar sus poderes para pedir a uno de sus propios aliados que intente formar gobierno.

Cualquier periodo prolongado sin una nueva administración inquietaría a los mercados y plantearía dudas sobre la forma en que Rumanía lograría un nuevo acuerdo del Fondo Monetario Internacional una vez que expire el actual acuerdo a principios de 2013.

Las intensas nevadas, las lluvias y la niebla en todo el país balcánico minaban la participación, que era de apenas el 21 por ciento a primera hora de la tarde, aunque la votación era más importante en zonas tradicionales de la USL. Los centros electorales cierran a las 9 de la noche (19:00 GMT) y los primeros resultados se conocerán el lunes de madrugada.

“Estoy convencido de que hoy Rumanía escribirá una nueva página en su historia y las cosas mejorarán”, dijo Ponta, abogado de 40 años, en su distrito de Targu Jiu, una localidad minera situada a unas horas de Bucarest.

El antiguo país comunista ha hecho progresos en algunas áreas desde la revolución que en 1989 derrocó al dictador Nicolae Ceausescu, pero aunque se adhirió a la Unión Europea en 2007, sigue siendo el segundo país más pobre del bloque.

Rumania va por detrás de países vecinos como Polonia, Hungría y la República Checa y tiene dificultades para suministrar agua potable y electricidad a algunos de sus 19 millones de habitantes. Las reformas a largo plazo, como la privatización de compañías estatales poco eficaces y la modernización del sistema sanitario, no se han materializado, y la economía lo tiene difícil para recuperarse de una recesión profunda.

La baja participación entre un electorado de más de 18 millones de personas reflejaba el mal tiempo pero también la profunda insatisfacción con los políticos, muchos de los cuales son considerados corruptos por la población.

“No sé a quién votar o por qué, así que no iré”, dijo Matei Daniel, conductor profesional, que hablaba en un lluvioso centro de Bucarest, rodeado de edificios de la era Ceausescu. “Ha habido mucHas elecciones y nada ha cambiado”.

Información adicional de Luiza Ilie; Traducido por la Mesa de Santiago de Chile

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below