8 de diciembre de 2012 / 13:07 / hace 5 años

El Ejército egipcio pide diálogo para evitar "un túnel oscuro"

* Los manifestantes se arremolinan en torno al palacio presidencial

* Al-Ahram dice que el Ejército tendrá un nuevo papel en seguridad

* La oposición boicotea el “diálogo nacional” del presidente Mursi (Recasts, updates protests, adds army, Badie, Kandil)

Por Tamim Elyan

EL CAIRO, 8 dic (Reuters) - El Ejército egipcio instó el sábado a las fuerzas políticas rivales a resolver sus disputas a través del diálogo y dijo que lo contrario llevaría al país a un “túnel oscuro”, que la institución no permitiría.

Un comunicado del portavoz del Ejército leído en los medios estatales no hizo mención al presidente Mursi, pero dijo que la solución a la crisis política que afecta a la nación árabe más poblada no debería contradecir la “legitimidad y las normas de la democracia”.

Egipto ha caído en una crisis más profunda desde que Mursi, que fue elegido en las urnas en junio, se diera por decreto amplios poderes el 22 de noviembre e impulsara sus planes para celebrar un referéndum en próximo sábado sobre una constitución redactada por una asamblea dominada por islamistas.

La obligación del Ejército era proteger los intereses nacionales y asegurar las instituciones estatales vitales, dijo el Ejército. Los egipcios podrían expresar sus opinión “lejos de toda forma de violencia”.

El comunicado, las palabras más directas de los militares hasta ahora sobre la confrontación política entre el presidente islamista y sus contrincantes liberales, fue emitido mientras los manifestantes acampaban a las puertas del palacio presidencial.

Sin embargo, no parecía indicar que el Ejército, que dirigió el país durante meses tras la caída de Hosni Mubarak el año pasado, estuviera planeando retomar el control del país o de sus turbulentas calles.

Una fuente militar dijo que el comunicado no mostraba ningún plan para una intervención en política o un papel más amplio en las calles.

Un alto cargo de los Hermanos Musulmanes dio la bienvenida a las palabras del Ejército, que describió como “equilibradas” y neutrales. El ex ministro de Exteriores Amr Musa, ahora líder de la oposición, dijo que el Ejército estaba simplemente respondiendo a una “situación extremadamente peligrosa”.

Los militares han sido el poder en la sombra de todos los presidentes anteriores y un consejo militar asumió temporalmente el poder tras la caída de Mubarak. Sin embargo, Mursi dejó a un lado a los generales en agosto y los militares han dado pocas muestras de querer intervenir en la crisis más reciente del país.

“UN TÚNEL OSCURO”

“Las fuerzas armadas afirman que el diálogo es la mejor y única vía para alcanzar el consenso”, dijo el comunicado. “Lo contrario nos llevaría a un túnel oscuro que resultará en una catástrofe y que es algo que no permitiremos”, añadió.

El diario estatal Al Ahram informó hoy de que Mursi autorizaría pronto al Ejército a ayudar a la policía a mantener la seguridad y les daría poderes para arrestar a través de un decreto aprobado por el gabinete. No dijo cuándo entraría en vigor el decreto.

La inestabilidad en Egipto preocupa en Occidente, especialmente a Estados Unidos, que ha dado a El Cairo miles de millones de dólares en ayuda militar y de otro tipo desde que firmó un acuerdo de paz con Israel en 1979.

Las decenas de miles de personas que se las ingeniaron para superar los tanques y las alambradas para llegar a las puertas del palacio el viernes por la noche se habían dispersado, pero un grupo permaneció durante la noche en decenas de tiendas.

Algunos había escrito frases como “Abajo con Mursi” en los tanques de la Guardia Republicana apostados allí después de que los enfrentamientos entre grupos rivales mataran a al menos siete personas e hirieron a 350 esta semana.

Otros envolvieron los tanques con carteles de Mursi y la palabra “Vete” en su cara con letras rojas.

“Ya no pedimos que se retire el decreto y retrasar el referéndum”, dijo Samir Fayez, manifestante cristiano en el palacio. “Tenemos una demanda en una palabra: Vete”.

Cerca, un seguidor de Mursi llamado Mohamed Hasan observaba tranquilamente la escena. Sugirió que los Hermanos Musulmanes y sus aliados salafistas ultraortodoxos podrían superar fácilmente a sus contrincantes si optaran por movilizar a sus bases.

“Los Hermanos y los salafistas son pocos, pero tienen millones de seguidores en sus casas y que aún no han salido a las calles”, murmuró este ingeniero de 40 años. (Información adicional de Edmund Blair, Omar Fahmy y Yasmine Saleh; Escrito por Alistair Lyon; Traducido por Inmaculada Sanz)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below