28 de noviembre de 2012 / 12:24 / hace 5 años

Continúan las protestas en Egipto por el decreto de Mursi

* La protesta del martes, de las más grandes desde la caída de Mubarak

* Los manifestantes dicen que no dejarán la plaza Tahrir hasta que se suspenda el decreto

* Mursi y destacados jueces mantienen conversaciones sobre el compromiso

Por Edmund Blair

EL CAIRO, 28 nov (Reuters) - Cientos de manifestantes permanecían el miércoles en la plaza Tahrir de El Cairo por sexto día, exigiendo que el presidente egipcio, Mohamed Mursi, rescinda el decreto que aseguran que le da poderes dictatoriales.

Cinco meses después de la llegada al poder del líder islamista y con escenas que recuerdan al levantamiento popular que derrocó el año pasado a su predecesor, Hosni Mubarak, la policía lanzó el martes gases lacrimógenos a los manifestantes que les tiraban piedras durante las prxotestas de decenas de miles de personas contra la declaración que amplía los poderes de Mursi y coloca sus decisiones más allá del cuestionamiento legal.

Los manifestantes dicen que seguirán en Tahrir hasta que se derogue el decreto, lo que trae nueva inestabilidad a una nación que estuvo en el centro de la Primavera Árabe y que supone un nuevo revés a una economía ya en dificultades.

Destacados jueces han estado negociando con Mursi sobre la forma de restringir sus nuevos poderes, mientras que los manifestantes quieren que disuelva la asamblea dominada por los islamistas que está redactando una nueva constitución y que protege a Mursi de la Justicia.

Cualquier acuerdo para calmar la calle probablemente habrá de abordar ambos temas. Pero los políticos de la oposición dijeron que la lista de exigencias podría ir en aumento mientras continúa la crisis. Muchos de los manifestantes quieren que el gabinete, que se reúne el miércoles, sea también despedido.

La administración Mursi insiste en que sus acciones están destinadas a romper un estancamiento político que lleve a Egipto más rápidamente hacia la democracia, una afirmación que sus detractores rechazan.

"El presidente quiere crear una nueva dictadura", dijo Mohamed Sayed Ahmed, de 38 años, que lleva sin trabajo dos años y es uno de los muchos que están en la plaza, molestos por las dificultades económicas y por la actitud de Mursi.

"Queremos que se deseche la declaración constitucional y la asamblea constituyente, para que se cree una nueva que represente a todo el pueblo y no sólo a una parte", dijo.

Occidente está preocupado por las turbulencias en una nación que tiene un tratado de paz con Israel y que ahora está gobernada por islamistas de los que ha permanecido distanciado. Estados Unidos, uno de los principales donantes del Ejército egipcio, ha pedido "un diálogo democrático y pacífico".

Dos personas han muerto en episodios violentos desde que se aprobó el decreto, y los enfrentamientos de bajo perfil entre manifestantes y policías han continuado durante días cerca de Tahrir. La violencia también ha aflorado en otras ciudades.

ALTERCADOS

En un intento por aliviar las tensiones con los jueces, Mursi aseguró a la máxima autoridad judicial de Egipto que las partes del decreto que dan inmunidad a sus decisiones se aplicaban sólo a cuestiones de importancia "soberana", un compromiso sugerido por los jueces que participaron en las conversaciones.

Eso debería limitar el decreto a temas como declarar una guerra, pero los expertos indicaron que hay mucho espacio para la interpretación. Los propios jueces están divididos, y todo el sistema judicial ha de respaldar el compromiso. Algunos se han puesto en huelga por el decreto.

El futuro de la asamblea que ha redactado la constitución ha estado en el centro de una pugna entre los islamistas y sus detractores durante meses. Muchos liberales, cristianos y musulmanes más moderados la han abandonado, alegando que no se está escuchando su voz en el organismo dominado por islamistas.

Eso ha minado el trabajo de la asamblea, que está encargada de dar forma a la nueva democracia de Egipto. Sin una constitución en vigor, los poderes del presidente no están definidos de forma permanente y no puede elegirse un nuevo parlamento.

Por ahora, Mursi ostenta los poderes ejecutivo y legislativo. Su decreto dice que sus decisiones no pueden ser cuestionadas hasta que esté en vigor el nuevo permanente. Las elecciones se esperan para principios de 2013.

"Si Mursi no responde al pueblo, éste planteará sus demandas para que se vaya", dijo Bassem Kamel, liberal y ex miembro del parlamento ahora disuelto que estaba dominado por el partido de Mursi, un ala de los Hermanos Musulmanes.

Añadió que la protesta del martes mostraba que los egipcios "comprendían que los Hermanos no abogan por la democracia, sino que la usan como un instrumento para llegar al poder y luego prescindir de ella".

Proteger sus decisiones y la asamblea constituyente de las revisiones legales es un golpe para la judicatura, que aún sigue prácticamente sin reformar desde la era Mubarak. En un discurso el viernes, Mursi alabó a los jueces en conjunto pero se refirió a los elementos corruptos que quería eliminar.

Una fuente presidencial indicó que Mursi quería modificar el Tribunal Supremo Constitucional, un organismo de los principales jueces que a principios de año declaró inválido el Parlamento encabezado por los islamistas, llevando a su disolución por el Ejército, que entonces ocupaba el poder.

Tanto los islamistas y sus detractores coinciden ampliamente en que el sistema judicial necesita reformas, pero los rivales de Mursi son contrarios a sus métodos.

Los tribunales han dado una serie de reveses a Mursi y a los Hermanos. La primera asamblea constituyente, también repleta de islamistas, fue disuelta. Un intento de Mursi en octubre para retirar a un fiscal general impopular también fue bloqueado.

En su decreto, Mursi se da a sí mismo el poder para destituir al fiscal general y designar a una nuevo, lo que finalmente hizo. (Información adicional de Tamim Elyan; Traducido por Inmaculada Sanz; Writing by Edmund Blair; Editing by Will Waterman)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below