26 de noviembre de 2012 / 21:44 / en 5 años

Mursi dice a los jueces que el decreto es de ámbito limitado

EL CAIRO, 26 nov (Reuters) - El presidente de Egipto, Mohamed Mursi, acordó el lunes que sólo sus decisiones relacionadas con asuntos "soberanos" estén protegidas de una revisión judicial, afirmó su portavoz, lo que indica que aceptó un compromiso propuesto por los jueces para tratar de contener una crisis.

Mursi enfadó a la oposición el jueves pasado cuando emitió un decreto que expandió sus poderes y colocó más allá de la supervisión legal cualquier decisión que adoptara hasta que estuviera formado el nuevo Parlamento.

Un grupo de jueces de alto nivel propuso que lo limitara a "asuntos soberanos".

"El presidente dijo que tenía el mayor respeto por la autoridad judicial y sus miembros", declaró a la prensa el portavoz presidencial Yaser Ali.

Ali agregó que en lo que respecta a la inmunidad de las decisiones presidenciales, "lo que se contempla es aquellas vinculadas a asuntos de soberanía".

El portavoz afirmó que no se habían introducido enmiendas al decreto, que también protege de desafíos legales a la asamblea dominada por islamistas que redacta la nueva Constitución de Egipto y a la Cámara Alta del Parlamento, controlada también por los aliados de Mursi.

"El presidente y el Consejo Judicial Supremo confirmaron su deseo de no tener conflictos ni diferencias entre la autoridad presidencial y las judiciales", manifestó Ali.

El decreto también ordenó nuevas investigaciones de los delitos cometidos contra los manifestantes durante el levantamiento que derrocó a Hosni Mubarak en febrero de 2011, lo que sugiere que Mubarak y sus asesores podrían afrontar un nuevo juicio.

Ali dijo que sólo ocurrirían nuevas investigaciones y juicios "donde aparezca nueva evidencia".

Mursi también reiteró que el decreto es temporal y que acabaría cuando esté vigente la nueva Constitución y se haya elegido un nuevo parlamento.

Una persona murió y otras 370 resultaron heridas en los enfrentamientos entre la policía y manifestantes desde el jueves.

Los oponentes políticos de Mursi lo han acusado de comportarse como un nuevo dictador y Occidente ha manifestado su temor, preocupado por una mayor turbulencia en un país que tiene un tratado de paz con Israel y que se encuentra en el corazón de la llamada Primavera Árabe.

Los manifestantes, algunos de los cuales acampaban en la plaza Tahrir de El Cairo, han dicho que sólo quedarán satisfechos con la derogación del decreto. (Información de Tom Perry; Traducido por la Mesa de Santiago de Chile; Edición de Teresa Larraz)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below