BREAKINGVIEWS-¿A quién se parece más Hollande: a Rajoy o a Monti?

lunes 19 de noviembre de 2012 13:31 CET
 

(El autor es columnista de Reuters Breakingviews. Las opiniones son propias)

Por Hugo Dixon

LONDRES, 19 nov (Reuters Breakingviews) - ¿A quién se parece más Francois Hollande?: ¿a Mariano Rajoy o a Mario Monti? En otras palabras: "¿Está condenado el presidente socialista francés a quedarse atrás en materia de re f ormas como le sucede al presidente conservador español o se pondrá por delante como el primer ministro tecnócrata de Italia?

Planteé esta cuestión a mis compañeros de mesa en una cena en París la semana pasada. Francia no se encuentra en riesgo inminente de estallar como insinuó erróneamente la revista The Economist, que ilustró su última portada con unas baguettes representando unos cartuchos de dinamita con la mecha encendida. Francia es mucho más rica que España y su pueblo muestra mejor disposición para pagar sus impuestos que el italiano. Su coste de financiación a diez años es sólo del 2,1 por ciento, en comparación con el 4,9 por ciento de Italia y el 5,9 por ciento de España.

En cualquier caso, el país tiene tres grandes y arraigados problemas que podrían a la larga causa una megacrisis: su gasto público del 56 por ciento del PIB es demasiado elevado; la competitividad industrial sufre una erosión constante y su población no quiere reconocer lo que pasa. Y esto último no puede decirse de los italianos o españoles.

Hollande seguramente comenzó como Rajoy. Durante su campaña electoral, no hizo nada para preparar a la población para los sacrificios que se avecinaban. En lugar de eso, hizo promesas que no pudo cumplir. El presidente francés se pasó los primeros meses de mandato atacando alegremente a los ricos, impulsando impuestos y revocando parte la reforma del sistema de pensiones de su predecesor. Este mensaje anti-empresa ha golpeado la confianza de la comunidad empresarial, justo lo contrario que Francia necesita cuando está flirteando con una nueva recesión.

Hollande, como Rajoy, es un político. Tuvo que salir elegido, un proceso que casi invariablemente fuerza a los líderes a dulcificar sus mensajes. Monti, por el contrario, no tuvo que enfrentarse a las urnas y no ha tenido que incumplir promesa alguna. También tenía -a diferencia de Hollande y Rajoy- una idea clara de los problemas a los que se enfrentaba Italia y no tuvo que perder tiempo en aprender el trabajo.

Hollande y Rajoy se han visto forzados a tomar giros de 180 grados. Ambos, por ejemplo, han subido el IVA y esto en parte ha causado el desplome de su popularidad. La tasa de aceptación de Hollande se ha hundido a sólo el 36 por ciento desde el 60 por ciento que tenía al asumir el cargo hace seis meses. La popularidad de Monti, en cambio, sigue siendo alta.

Dicho esto, Hollande parece más dado a hacer giros de 180 grados que el presidente español. La subida del IVA se utilizará para compensar parte de los ingresos perdidos por los recortes de impuestos de 20.000 millones de euros para empleadores. Esta es una clásica "devaluación interna" que avanzará algo en el restablecimiento de la competitividad de Francia. El resto del dinero para financiar esta reducción fiscal provendrá de recortes presupuestarios, otra buena medida, aunque estos todavía no se han especificado. Hollande también ha adoptado en gran parte las recomendaciones de un informe sobre competitividad que había encargado a Louis Gallois, antiguo jefe del grupo aeroespacial EADS.   Continuación...