La policía marroquí sofoca una protesta contra el gasto de la Corona

lunes 19 de noviembre de 2012 10:04 CET
 

RABAT, 19 nov (Reuters) - La policía marroquí disolvió el domingo la primera protesta vivida en las calles contra los gastos del monarca Mohamed VI, según testigos.

Los testigos dijeron que policías armados con porras pusieron fin a una manifestación a las puertas del Parlamento de unas docenas de marroquíes, golpeando a los manifestantes, entre los que estaba Abdelhamid Amine, responsable de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos. La policía dijo que la manifestación no estaba autorizada.

Los activistas mostraban su irritación por el gasto de la monarquía dentro de los presupuestos, en un momento en el que el país atraviesa dificultades económicas.

"Qué vergüenza, qué despilfarro de presupuesto", coreaban los manifestantes contra el Gobierno. Otros portaban bolsas de la compra con agujeros para mostrar la reducción del poder adquisitivo del marroquí medio.

Las finanzas públicas del país norteafricano de 33 millones de habitantes atraviesan dificultades por la crisis económica en la Unión Europea, el principal socio económico de Marruecos.

El mayor gasto social del año pasado que ayudó a contener las protestas de la Primavera Árabe han pasado factura también en el presupuesto.

"Queríamos protestar por el debate parlamentario sobre el presupuesto para 2013 y por el gasto de la Corona, que ha crecido mientras el país atraviesa una crisis económica", dijo Amine tras la protesta. "Pero parece que su método de debatir es golpear a la gente".

El año pasado, el rey reaccionó con algunas reformas constitucionales a las protestas a gran escala tras las revueltas en Egipto y Túnez.

Pero el monarca conserva amplios poderes y según la Constitución el monarca, que basa buena parte de su legitimidad en las credenciales islámicas como "comandante de la fe" y descendiente del profeta Mahoma, mantiene el control del Ejército, la seguridad y los asuntos religiosos, mientras que el Parlamento legisla y el Gobierno dirige el país.

La irritación por la subida de los precios, el desempleo y la distribución de la riqueza sigue vigente en un país donde aproximadamente una cuarta parte de la población vive en la pobreza. (Información de Zakia Abdennebi; Traducido por Inmaculada Sanz)