Los bandos endurecen posiciones ante el abismo fiscal de EEUU

miércoles 14 de noviembre de 2012 07:23 CET
 

* Casa Blanca firme en subir impuestos a los ricos
    * Líder republicano del Senado se niega a aceptar más impuestos
    * Primeros movimientos en pelea por "abismo fiscal" destacan la disputa

 (Actualiza con detalles, citas, cambia redacción)
    Por Kevin Drawbaugh y David Lawder
    WASHINGTON, 13 nov (Reuters) - Ambos bandos en el debate sobre el "abismo fiscal" en Estados
Unidos se aferraron a sus posturas el martes, al reunirse en Washington por primera vez desde
las elecciones, sin poder resolver sus diferencias sobre impuestos para lograr un acuerdo amplio
para reducir el déficit.
    La Casa Blanca aclaró que estaba lista para negociar con los republicanos sobre impuestos y
gastos, pero un portavoz del presidente demócrata Barack Obama dijo que seguirá insistiendo en
que deben elevarse los impuestos a los ricos en 2013.
    El presidente quiere extender las bajas tasas de impuestos para los particulares más allá de
fin de año para el 98 por ciento de los estadounidenses, pero no está de acuerdo con eximir al 2
por ciento más rico, dijo el portavoz de la Casa Blanca Jay Carney en una rueda de prensa.
    El miércoles, Obama tiene previsto sostener una rueda de prensa durante la que recibirá
preguntas sobre las negociaciones respecto al "abismo fiscal".
    En el Senado, el líder republicano Mitch McConnell dijo que su partido está abierto a
discutir nuevos ingresos para el Gobierno, pero no mediante un alza de impuestos. "No vamos a
debilitar más la economía al subir los impuestos y dañar el empleo", afirmó.
    Las desafiantes declaraciones se dan mientras el Congreso regresa de un descanso
poselectoral, cuando restan siete semanas para lidiar con el "abismo fiscal", una serie de
recortes al gastos y aumentos de impuestos que, si no son bien manejados, podrían lanzar a la
economía de Estados Unidos a otra recesión, según la no partidista Oficina de Presupuesto del
Congreso.
    Si bien la lucha es sobre las tasas de impuestos, la medida ha demorado otras medidas
tributarias importantes en las que hay menos desacuerdos, como una modificación al impuesto
mínimo alternativo, que está diseñado para impedir que a 28 millones de estadounidenses que no
son ricos se les cobren impuestos como si lo fueran.
    En una nueva carta a los legisladores el martes, un funcionario de Hacienda estadounidense
reiteró que más de 60 millones de contribuyentes -la mitad de todos los individuos que declaran
impuestos- podrían verse perjudicados por el fracaso del Congreso a la hora de resolver esos
temas de menor calibre
    La carta decía que millones ni siquiera podrán presentar su declaración de impuestos ni
recibir un reembolso hasta finales de marzo, mientras el IRS ajusta sus sistemas.
    Con una tendencia a la baja desde las elecciones, los mercados de Estados Unidos operaron
estables el martes, mientras los inversores nerviosos observaban a Washington en medio del
escepticismo sobre la capacidad de los legisladores para tomar decisiones fiscales.
    Cerca de la mitad los estadounidenses duda de que Obama y los republicanos en el Congreso
puedan llegar a un acuerdo para resolver el "abismo fiscal", según un sondeo divulgado el martes
por el Pew Research Center para el Pueblo y la Prensa.
    Un sondeo periódico sobre la confianza de los negocios pequeños mostró el martes que existen
esperanzas de un aumento en las ventas, pero incertidumbre generalizada entre los propietarios
sobre las condiciones de los negocios en los próximos seis meses.
    La Federación Nacional de Negocios Independientes dijo que su índice de optimismo subió 0,3
puntos a un 93,1 puntos en octubre.

 (Información adicional de Kim Dixon, Richard Cowan, Rachelle Younglai, Thomas Ferraro, Lisa
Lambert; con David Gaffen y Rick Rothacker en Nueva York; Traducido por la Mesa de Santiago de
Chile; Edición de Cristina Fuentes-Cantillana en la Redacción de Madrid)