8 de noviembre de 2012 / 14:37 / hace 5 años

RESUMEN-Asad dice que no se irá; la oposición se reúne en Doha

* Asad no ve intervención militar en su país

* Mandatario alauí dice que debe vivir y morir en Siria

* Oposición se reúne en Doha, busca salvar diferencias

Por Rania El Gamal y Andrew Hammond

DOHA, 8 nov (Reuters) - El presidente de Siria, Bashar el Asad, ha rechazado toda sugerencia de que pudiera escapar de su país y sostuvo que una eventual intervención extranjera para derrocarlo tendría consecuencias catastróficas para Oriente Próximo.

En declaraciones en una entrevista con la cadena Russia Today (RT) que se emitirán el viernes, Asad dijo que no ve a las potencias occidentales embarcándose en una intervención en Siria y dijo que el coste de una acción de esa clases sería insostenible.

"Creo que el coste de una invasión extranjera en Siria - si eso ocurre - sería mayor de lo que todo el mundo puede soportar (...) Esto tendrá un efecto dominó que impactará al mundo desde el Atlántico al Pacífico", declaró.

"No creo que Occidente esté yendo en esa dirección, pero si lo están haciendo, nadie puede decir lo que pasará después", afirmó. Las declaraciones fueron publicadas en árabe en la página web de Russia Today. No estaba claro cuándo se realizó la entrevista.

Los desafiantes comentarios de Asad coincidieron con una reunión el jueves en Qatar de la dividida oposición siria para llegar a un acuerdo sobre la creación de una nueva entidad que unifique a las grupos rebeldes dentro y fuera del país, en medio de la creciente presión internacional para que establezcan un orden y se preparen ante una posible transición del poder.

Estados Unidos y otras potencias de Occidente están cada vez más frustrados con la oposición debido a sus desacuerdos y disputas, que han socavado el movimiento que busca derrocar a Asad.

Respaldadas por Washington, las negociaciones de Doha destacan el papel central de Qatar en los esfuerzos para terminar con el mandato de Asad y participar en el desarrollo de la Siria post levantamiento. El estado del golfo Pérsico financió la revuelta libia que derrocó a Muamar el Gadafi.

"Yo soy más fuerte que Gadafi", dijo Asad a su entrevistador, de acuerdo a un tuit del editor jefe de la cadena rusa.

"VIVIR Y MORIR EN SIRIA"

Asad, que está luchando por aplastar una revuelta de 19 meses contra su Gobierno, dijo que debe "vivir y morir en Siria", en un aparente rechazo a la idea expresada esta semana por el primer ministro británico, David Cameron, de que un eventual asilo en el exterior para el mandatario podría ser una forma de terminar con la guerra civil.

"No soy una marioneta y Occidente no me puede manipular para que me vaya a otro país. Soy sirio, nací en Siria y debo vivir y morir en Siria", afirmó. La página web de Russia Today mostró imágenes del presidente mientras realizaba la entrevista.

Dos civiles, una mujer y un hombre joven, resultaron heridos en la provincia fronteriza turca de Hatay por balas perdidas disparadas desde Siria, según una fuente militar turca.

Las fuerzas turcas han incrementado su presencia a lo largo de la frontera, donde las autoridades han dicho que podrían pedir un despliegue de misiles tierra-aire de la OTAN.

La guerra en Siria, en la que según estimaciones de la oposición han muerto 38.000 personas, ha planteado el temor a que se extiendan los conflictos sectarios en Oriente Próximo y es uno de los mayores desafíos de política exterior para la segunda legislatura del presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Las rivalidades regionales e internacionales han complicado los esfuerzos por mediar una solución al conflicto. Rusia y China han vetado tres resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU que habrían incrementado la presión sobre Asad.

El principal grupo de oposición al régimen sirio, el Consejo Nacional Sirio, ha sido duramente criticado por líderes árabes y occidentales por los escasos avances de la revuelta, apoyada por políticos exiliados que están desconectados de los sucesos en Siria y están bajo la influencia de los Hermanos Musulmanes.

Pero el plan de unificar a los grupos opositores a Asad pareció encontrar problemas tan pronto como fue propuesto por Riyadh Seif, un miembro del Consejo Nacional Sirio.

La iniciativa planteada en Doha busca crear una entidad que pudiera llegar a estar considerada como un Gobierno en ciernes capaz de obtener reconocimiento de la comunidad internacional y por lo tanto, más ayuda militar.

"Es una reunión para consultas, discutiremos todos los temas, incluyendo la formación de algún tipo de autoridad que pueda administrar las áreas liberadas (de Siria)", dijo a periodistas Abdulbaset Sieda, jefe del consejo opositor, en un hotel de cinco estrellas de la capital qatarí. (Escrito por Tom Perry y Samia Nakhoul; Traducido por la Mesa de Santiago de Chile; Edición de Cristina Fuentes-Cantillana en la Redacción de Madrid)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below