Las TV de EEUU temen que las filtraciones alteren el resultado electoral

martes 6 de noviembre de 2012 18:36 CET
 

Por Lisa Richwine

LOS ÁNGELES, 6 nov (Reuters) - Las cadenas de televisión estadounidenses encaran un nuevo desafío en la cobertura de unas elecciones presidenciales tremendamente igualadas este año: evitar que los sondeos a pie de urna de los resultados celosamente guardados se filtren en Twitter, Facebook y otras redes sociales.

Las principales cadenas de noticias acordaron proteger los primeros sondeos a pie de urna que calculan quién ha vencido en un estado hasta que se cierren las votaciones. Esto supone no tuitear los sondeos, publicar los resultados en Facebook o retuitear a personas que informen por otros.

"No participaremos en la carrera hasta la hora en la que está programado el cierre de las votaciones en cada estado", dijo Sheldon Gawiser, director de elecciones de NBC News.

Los responsables de las elecciones están preocupados porque estas filtraciones puedan disuadir a la gente de ir a votar al pensar que la elección ya está decidida en su estado, reduciendo la participación y distorsionando los resultados.

En 1985, el Congreso consiguió que las principales cadenas de televisión prometiesen que se abstendrían de usar sondeos a pie de urna para proteger al ganador en un estado concreto o para informar de quién iba ganando mientras las votaciones continuaran en esa zona.

La igualdad de este año entre el presidente Barack Obama y el candidato republicano Mitt Romney ha centrado la atención en los estados clave, como Ohio, Virginia y Florida, y en lo que puedan adelantar las encuestas a pie de urna sobre quién logrará la presidencia.

Ha devuelto a la memoria las disputadas elecciones de 2000 entre el republicano George W. Bush y el demócrata Al Gore, cuando algunos medios adelantaron una victoria de Gore en Florida mientras las votaciones seguían abiertas en la parte occidental del estado. Las emisoras dieron marcha atrás posteriormente, dejando dudas sobre quién había ganado y conduciendo a un mes de recuentos y batallas judiciales.

Si los primeros resultados se hicieran públicos "podría ser un problema real", dijo Jeff Berkowitz, un estratega republicano que dirige la empresa de relaciones públicas Berkowitz Public Affairs. "Alguien que tiene una lista con siete cosas que hacer ese día y sabe que se está informando de que la votación está decidida, ¿va ha priorizar el voto sobre las otras seis?".   Continuación...