6 de noviembre de 2012 / 17:38 / hace 5 años

Las TV de EEUU temen que las filtraciones alteren el resultado electoral

Por Lisa Richwine

LOS ÁNGELES, 6 nov (Reuters) - Las cadenas de televisión estadounidenses encaran un nuevo desafío en la cobertura de unas elecciones presidenciales tremendamente igualadas este año: evitar que los sondeos a pie de urna de los resultados celosamente guardados se filtren en Twitter, Facebook y otras redes sociales.

Las principales cadenas de noticias acordaron proteger los primeros sondeos a pie de urna que calculan quién ha vencido en un estado hasta que se cierren las votaciones. Esto supone no tuitear los sondeos, publicar los resultados en Facebook o retuitear a personas que informen por otros.

"No participaremos en la carrera hasta la hora en la que está programado el cierre de las votaciones en cada estado", dijo Sheldon Gawiser, director de elecciones de NBC News.

Los responsables de las elecciones están preocupados porque estas filtraciones puedan disuadir a la gente de ir a votar al pensar que la elección ya está decidida en su estado, reduciendo la participación y distorsionando los resultados.

En 1985, el Congreso consiguió que las principales cadenas de televisión prometiesen que se abstendrían de usar sondeos a pie de urna para proteger al ganador en un estado concreto o para informar de quién iba ganando mientras las votaciones continuaran en esa zona.

La igualdad de este año entre el presidente Barack Obama y el candidato republicano Mitt Romney ha centrado la atención en los estados clave, como Ohio, Virginia y Florida, y en lo que puedan adelantar las encuestas a pie de urna sobre quién logrará la presidencia.

Ha devuelto a la memoria las disputadas elecciones de 2000 entre el republicano George W. Bush y el demócrata Al Gore, cuando algunos medios adelantaron una victoria de Gore en Florida mientras las votaciones seguían abiertas en la parte occidental del estado. Las emisoras dieron marcha atrás posteriormente, dejando dudas sobre quién había ganado y conduciendo a un mes de recuentos y batallas judiciales.

Si los primeros resultados se hicieran públicos "podría ser un problema real", dijo Jeff Berkowitz, un estratega republicano que dirige la empresa de relaciones públicas Berkowitz Public Affairs. "Alguien que tiene una lista con siete cosas que hacer ese día y sabe que se está informando de que la votación está decidida, ¿va ha priorizar el voto sobre las otras seis?".

Los sondeos a pie de urna son realizados por la empresa Edison Media Research, con sede en Nueva Jersey, en nombre del National Election Pool, un consorcio formado por Walt Disney ABC, News Corp's Fox, Time Warner CNN, Comcast NBC, CBS y Associated Press. Las empresas periodísticas usan los resultados como ayuda para conocer la situación en cada estado y como información para los análisis post electorales.

Reuters no es miembro del consorcio y obtiene los datos de los sondeos a pie de urna de la empresa Ipsos. La empresa no distribuirá de ningún dato antes de que cierren los sondeos, según dijo un portavoz de Thomson Reuters .

COMO UN INCENDIO DESCONTROLADO

Las empresas informativas más pequeñas y los blogs de Internet no están ligados al comunicado realizado por los miembros del National Election Pool, y podrían publicar los resultados de cualquier sondeo a pie de urna al que tengan acceso.

En 2004, por ejemplo, The Drudge Report informó de unos primeros resultados que favorecían a John Kerry. Las bolsas estadounidenses cayeron y finalmente Kerry acabó perdiendo las elecciones, evidenciando que los primeros e incompletos resultados pueden ser incorrectos. Ningún representante de The Drudge Report pudo ser contactado por correo electrónico.

No hay pruebas de que los resultados de los sondeos a pie de urna influyan en los votantes, pero el ascenso de los medios sociales significa que cualquier dato filtrado puede esparcirse como un incendio descontrolado.

Tras las filtraciones en las pasadas elecciones, las grandes cadenas de televisión han dado pasos para proteger más de cerca la información. Aunque algunos resultados hayan estado anteriormente disponibles a las 13:00h (horario de la costa este), los periodistas no van a dar una aproximación inicial hasta las 17:00h, aún así, dos horas antes de que concluyan las últimas votaciones.

Según un patrón usado en las últimas tres elecciones, seis analistas, uno de cada una de las organizaciones periodísticas que forman el National Election Pool, estarán encerrados en una "sala de cuarentena" desde las 11:00h hasta las 17:00h (horario de la costa este) sin teléfonos o acceso al correo electrónico, dijo Gawiser. Ellos serán quienes conduzcan los primeros análisis de los datos antes de que se revelen a través de los medios.

"No nos pueden hablar. No podemos saber nada sobre ello. No podemos ver ninguno de estos datos hasta las cinco en punto", dijo Gawiser.

Este tipo de restricciones ayudaron a mantener en secreto los resultados de los sondeos a pie de urna en 2008, cuando Obama derrotó a John McCain. Los comicios tampoco estuvieron tan igualados en las dos anteriores ocasiones como en esta ocasión, reduciendo la demanda de primeras informaciones.

Este año, la estrecha pugna y la relevancia de los medios sociales incrementa el riesgo de que los datos se esparzan rápidamente si son filtrados, dijo Tom Rosenstiel, director del Proyecto del Pew Research Center por la Excelencia del Periodismo.

"Si esto fuera a ocurrir hoy, con la penetración de Internet y la velocidad de los medios sociales, esta (información) se conocería ampliamente", dijo. (Información de Lisa Richwine; Traducido por Pablo Rodero)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below