1 de noviembre de 2012 / 11:49 / hace 5 años

Obama retoma campaña mientras EEUU avanza en limpieza tras Sandy

5 MIN. DE LECTURA

Por Edward Krudy

NUEVA YORK, 1 nov (Reuters) - El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, retomaba el jueves la campaña electoral tras el receso por la peor tormenta jamás vista en generaciones en la costa este del país, mientras los equipos de emergencia luchaban por llegar a las zonas más afectadas y restaurar la electricidad a millones de personas.

Los estadounidenses volvían a sus casas devastadas por incendios e inundaciones, que según las primeras estimaciones costarían a las aseguradoras más de 15.000 millones de dólares.

Al menos 64 personas murieron debido a Sandy, que impactó en el noreste de Estados Unidos el lunes por la noche, y las autoridades han dicho que la cifra aún podría aumentar a medida que los equipos de rescate recorran casa por casa los pueblos costeros.

Tras un intervalo de tres días, Obama regresaba a la campaña, impulsado en su apuesta a la reelección por el resonante aval a su liderazgo por parte del gobernador republicano de Nueva Jersey, quien ha sido uno de sus más feroces críticos.

El candidato demócrata, quien va codo a codo con su oponente Mitt Romney según las encuestas de cara a los comicios del próximo martes, comienza una visita de dos días por los estados clave de Colorado, Ohio y Nevada, mientras que el republicano viaja a Virginia.

Obama observó los inundados y azotados vecindarios de Nueva Jersey en una travesía en helicóptero el miércoles por el estado junto con el gobernador republicano Chris Christie.

"El país entero ha estado mirando. Todos saben lo duramente que se ha visto afectada Nueva Jersey", dijo Obama a los residentes que se encontraban en un centro de evacuados en el pueblo Brigantine.

En Nueva York, muchas líneas de trenes aún permanecen cerradas y más de la mitad de las gasolineras de la ciudad y la vecina Nueva Jersey estaban fuera de servicio debido a cortes de energía y falta de suministro de combustible. En tanto, se formaban largas filas en aquellas que estaban abiertas.

"No tengo luz y necesito esta gasolina para mi generador", dijo Abdul Rahim Anwar mientras cargaba su camión con dos latas llenas de combustible tras hacer una larga fila en una estación de servicio.

Sandy comenzó como un huracán de fin de temporada en el Caribe, donde causó la muerte de 69 personas, antes de tocar tierra en Estados Unidos con vientos de 130 kilómetros por hora. Esparcida desde Carolina del Norte y del Sur hasta Connecticut, se trató de la tormenta más grande en área en impactar a Estados Unidos en décadas.

Los pueblos de Nueva Jersey han sido los más devastados. También se vieron muy afectadas las áreas costeras cercanas a la ciudad de Nueva York. Unas 34 personas murieron en la ciudad de Nueva York, según informó el jueves un portavoz de la policía, 15 de ellas en Staten Island, nueve en Queens, siete en Brooklyn y tres en Manhattan.

Servicios

El sistema de metro neoyorquino retomó el miércoles las operaciones, pero de manera limitada, ya que cuatro de los siete túneles bajo el East River permanecían inundados y no había servicio en Manhattan más al sur de la calle 34, donde todavía no hay luz.

La bolsa de Nueva York reabrió el miércoles tras el primer cierre de dos días debido a cuestiones climáticas desde 1888.

Los futuros del índice S&P 500 caían levemente antes de la apertura del mercado el jueves.

El aeropuerto La Guardia de Nueva York reabre el jueves con servicio limitado, mientras que los terminales aéreos de John F. Kennedy y Newark, en Nueva Jersey, reabrieron con operaciones parciales el miércoles.

Sandy probablemente se ubicará en el ranking como una de las tormentas más costosas en la historia de Estados Unidos. Una firma de estimaciones especializada en desastres indicó que la gigantesca tormenta habría causado hasta 15.000 millones de dólares en pérdidas aseguradas.

Unos 6 millones de hogares y empresas en 15 estados del país estaban el miércoles aún sin energía, desde el máximo de usuarios afectados de casi 8,5 millones, superando el récord de 8,4 millones clientes sin electricidad registrado el año pasado tras el paso del huracán Irene. (Información adicional de Michael Erman, Anna Louie Sussman, Atossa Abrahamian, Chris Michaud, John McCrank y Scott DiSavino, Susan Heavey, Ian Simpson y Mark Felsenthal; raducido por la Mesa de Santiago de Chile; Editado por Inmaculada Sanz)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below