Tasas demasiado bajas avivan inestabilidad de finanzas y crecimiento global: BIS

domingo 28 de junio de 2015 18:44 CEST
 

Por Jamie McGeever

LONDRES, 28 jun (Reuters) - Las tasas de interés globales están demasiado bajas y representan un riesgo cada vez mayor a la estabilidad financiera y el crecimiento económico en el mundo, dijo el domingo en un reporte el Banco de Pagos Internacionales (BIS).

En su advertencia más enfática respecto a que el ajuste de las políticas monetarias debe sobrevenir más temprano que tarde, el BIS dijo que el crecimiento económico en el mundo es dispar, las cargas de deuda en muchas áreas son elevadas y siguen aumentando y que el precipitado incremento de los créditos muestra desequilibrios financieros que se están acumulando.

El banco con sede en Suiza dijo que el factor que contribuye más a este escenario es la implementación de tasas de interés "excesivamente bajas" en respuesta a la crisis financiera del 2007-2008 y al temor a una deflación generado por el derrumbe global de los precios del crudo el año pasado.

Pero mantener las tasas de interés ancladas en niveles históricos, ultra bajos, amenaza con infligir un "grave daño" al sistema financiero y exacerbar la volatilidad de los mercados, además de limitar la respuesta de las autoridades de los bancos centrales cuando se produzca la próxima recesión.

"La toma de riesgos de los mercados financieros se ha extendido por demasiado tiempo. Y la ilusión de que los mercados permanecerán con liquidez en caso de turbulencias está muy generalizada", dijo el BIS en su reporte anual.

"La posibilidad de turbulencias se incrementará más si las actuales condiciones extraordinarias se prolongan. Mientras más se extienda una banda elástica, más violento será el retorno", expresó.

Claudio Borio, jefe del Departamento Económico y Monetario del BIS, dijo que la economía mundial y el sistema financiero se encuentran en un estado de "demasiada deuda, crecimiento muy débil y tasas de interés muy bajas".

La primera alza de tasas de interés en Estados Unidos en casi una década ya está en el horizonte y cuando la Reserva Federal tome la decisión marcará una nueva página en la política monetaria global centrada en el ajuste. Al menos 29 bancos centrales han flexibilizado su política hasta cierto grado este año para alentar el crecimiento o evitar una deflación.

El más notable de estos casos es el del Banco Central Europeo (BCE) y su programa de alivio cuantitativo de 1,1 billones de euros en compras de bonos, fue que lanzado en marzo y se extenderá hasta septiembre del 2016. (Reporte de Jamie McGeever y Marc Jones. Editado en español por Marion Giraldo)