Unidad de Goldman Sachs evalúa ingreso a China en medio de escándalo financiamiento con metales

martes 29 de julio de 2014 18:42 CEST
 

Por Josephine Mason y Melanie Burton y Susan Thomas

NUEVA YORK/LONDRES, 29 jul (Reuters) - La unidad de almacenamiento de metales de Goldman Sachs evalúa hacer su primera incursión en China y la firma privada C Steinweg ha expandido su capacidad en ese país, en momentos en que un escándalo de financiamiento con metales en un puerto chino ha generado ha búsqueda de una mayor participación de mercado.

El supuesto esquema ilegal -en el que una correduría china es acusada por autoridades locales de usar de manera fraudulenta un solo embarque de metales como garantía para pactar múltiples créditos- ha resquebrajado la confianza de los bancos e inversores en firmas occidentales de almacenamiento de metales que dependen de agentes locales para supervisar sus operaciones.

El caso intensificó una batalla entre nuevos agentes y rivales consolidados en un negocio de miles de millones de dólares para almacenar de forma segura las materias primas de China, el mayor productor y consumidor mundial de metales básicos.

Mientras Goldman Sachs Group Inc evalúa un posible ingreso a China, compañías occidentales de almacenamiento que ya operan en el país, como Pacorini Metals, una unidad de Glencore Plc y Trafigura, controlada por Impala, se apresuran a defender sus posiciones en el mercado.

Metro International Trade Services, una importante firma de almacenamiento que Goldman adquirió en el 2010, está evaluando establecer un local en Shanghái y en otros puntos estratégicos del país, dijo a Reuters una fuente familiarizada con el asunto.

"Los bancos occidentales y otros tipos de financistas quieren una alternativa a lo que ya hay ahí", indicó la fuente.

Un portavoz de Goldman declinó emitir comentarios sobre el tema.

La posible decisión se produce en momentos críticos para el Goldman, ya que está buscando vender Metro ante las presiones de legisladores y reguladores estadounidenses, a quienes les preocupa la participación de los bancos de Wall Street en el mercado físico de materias primas. (Reporte adicional de Polly Yam en Hong Kong. Editado en español por Marion Giraldo. LEA)