Investigación de plataformas alternativas para operaciones suma presión sobre británico Barclays

domingo 13 de julio de 2014 22:33 CEST
 

Por Steve Slater

LONDRES, 13 jul (Reuters) - El jefe de Barclays, Antony Jenkins, enfrentará una de las mayores pruebas para su liderazgo este mes, cuando decida si el banco, el tercero más gran de Reino Unido, refutará las acusaciones de que defraudó a clientes en Estados Unidos con el uso de plataformas de operaciones conocidas como "dark pool".

Si Jenkins acepta las acusaciones, presentadas en una demanda del fiscal general de Nueva York, tendrá el dilema de hacer frente a su compromiso de descartar cualquier negocio que no encaje con la nueva imagen de transparencia del banco.

"Dark pool", es el nombre con que se conoce a las plataformas de transacciones alternativas que utilizan algunos bancos y que operan de forma poco transparente o casi anónima.

La demanda del fiscal de Nueva York se refiere a la plataforma LX Liquidity Cross de Barclays y busca aclarar si el banco dio una ventaja injusta en Estados Unidos a operadores de transacciones de alta frecuencia.

Pero la mesa de operaciones en Estados Unidos que está al centro de la investigación es parte del negocio de acciones de Barclays, un área que el prestamista planeaba mantener mayormente sin cambios en momentos en que reduce su banca de inversión.

La investigación ocurre además en momentos de un alto nivel de descontento entre los inversores. Muchos argumentan que después de casi dos años como presidente ejecutivo, Jenkins no está consiguiendo cambiar el desempeño ni la cultura corporativa del prestamista británico.

Las acciones de Barclays han caído cerca de un 9 por ciento, a niveles cercanos a mínimos de dos años, desde que se presentó la demanda, en comparación con el descenso de un 3,5 por ciento en el índice de acciones de bancos europeos en el mismo período.

"Estamos preocupados sobre algunos de los ingresos y tendencias de costos y el ritmo de la implementación de los cambios gerenciales", dijo Colin McLean, director gerente de SVM Asset Management, que tiene acciones de Barclays.

"Hay una brecha entre lo prometido y lo que se está entregando actualmente, especialmente en materia de costos y bonos", enfatizó.

Barclays, como muchos otros bancos, enfrenta otras investigaciones regulatorias, incluyendo una del mercado de tipo de cambio que podría ser potencialmente más dañina. (Reporte adicional de Lionel Laurent y Nishant Kumar, editado en español por Gabriela Donoso)