Colombia podría declarar estado de emergencia ante bloqueo indígena que impide reparar oleoducto

martes 29 de abril de 2014 19:42 CEST
 

BOGOTA, 29 abr (Reuters) - El Gobierno colombiano podría declarar el estado de emergencia por el bloqueo de una comunidad indígena que impide la reparación de un oleoducto clave que fue destruido por sucesivos ataques con explosivos de la guerrilla, dijo el martes un importante funcionario.

Una declaratoria de emergencia le daría al Gobierno facultades extraordinarias para restringir derechos y permitir la reparación de Caño Limón-Coveñas, paralizado desde hace 35 días por la embestida de los rebeldes, a lo que se sumó la negativa de la comunidad indígena U'wa para que los técnicos ingresen a su territorio a reparar un tramo de la tubería.

"No hemos podido encontrar un clima apropiado para poder avanzar en una salida concertada con esta comunidad", dijo el ministro de Minas y Energía, Amylkar Acosta, en declaraciones a la radio local Caracol, al advertir que la situación no se puede prolongar indefinidamente.

"Realmente esto casi que amerita una declaratoria de emergencia por parte del Gobierno Nacional", agregó.

En medio del diálogo con el Gobierno, los indígenas demandan millonarias inversiones sociales en la región en donde habitan y sostienen que el oleoducto atraviesa un territorio que forma parte de una reserva por lo que consideran que debería desviarse e impiden su reparación.

Sin embargo, según analistas, el uso de la fuerza por parte del Gobierno podría afectar la imagen del presidente Juan Manuel Santos, quien buscará su reelección en menos de un mes.

Acosta dijo que debido a esta situación, la producción de petróleo de Colombia cerrará abril por debajo de su meta de producción de un millón de barriles diarios en promedio.

"Ya es un hecho que no vamos a poder alcanzar la meta del millón de barriles promedio diarios. Este mes la afectación ha sido mayor por la terquedad de esta comunidad de impedir la reparación del tubo", afirmó.

En marzo, el país tampoco alcanzó su meta de producción de crudo y el bombeo de ubicó en 977.000 bpd, una baja de un 3,5 por ciento en comparación con el mismo mes del 2013.

La situación obligó a paralizar la producción de los campos Caño Limón y Caricare, operados por la estadounidense Occidental en el departamento de Arauca, de un promedio de 67.000 barriles diarios. También provocó una declaratoria de fuerza mayor de parte de Ecopetrol y la suspensión de los contratos de más de 500 trabajadores.

Por cada día de parálisis, el cuarto productor de crudo de América Latina, deja de producir 72.000 barriles de petróleo que equivalen a alrededor de un 7 por ciento de la producción total de Colombia que bordea un millón de barriles diarios, según Ecopetrol. (Reporte de Luis Jaime Acosta. Editado por Mónica Vargas)