RWE venderá unidad de petróleo y gas en 7.100 mln dlrs a inversores liderados por rusos

lunes 17 de marzo de 2014 17:01 CET
 

FRANCFORT, 17 marzo (Reuters) - Las acciones de la firma energética RWE subieron después de que alcanzara un trato para vender su división de producción de petróleo y gas a inversores liderados por el magnate ruso Mikhail Fridman por 5.100 millones de euros (unos 7.100 millones de dólares).

A las 1551 GMT, las acciones de RWE subían 1,4 por ciento, con los operadores y analistas dando la bienvenida a la venta de su unidad DEA al vehículo de inversión de Fridman, LetterOne.

"Es buena noticia que RWE haya vendido finalmente DEA a un precio más alto de lo que nosotros y el consenso esperábamos", dijo Óscar Najar Ríos, analista de Santander, en una nota, y agregó que el grupo se debería enfocar ahora en recortar gastos y reducir su deuda acumulada.

Previamente, fuentes dijeron a Reuters que las ofertas rondaron en un rango de 3.500 millones a 5.000 millones de euros, y que la oferta de Fridman había sido la más alta.

La transacción está llamando la atención en momentos en que las relaciones entre Occidente y Rusia se han deteriorado debido a una crisis en la región de Crimea, que enfrenta a Moscú con Estados Unidos y Europa.

RWE ha sido golpeada por una crisis en la industria causada por un incremento en las fuentes de energía renovable, que la ha llevado a registrar su primera pérdida neta desde 1949 a inicios de este mes.

"Con frecuencia criticamos a la transacción en general ya que elimina una de las pocas fuentes de crecimiento futuro de la compañía", dijo Michael Schaefer analista de Equinet.

DEA, que representó alrededor de un nueve por ciento de la ganancia operativa de RWE en el 2013, emplea un plantel de alrededor de 1.400 personas y tiene participaciones en alrededor de 190 licencias o concesiones de petróleo y gas en Europa, Oriente Medio y África del Norte, algunas de las cuales no producen y requieren grandes inversiones.

(Reporte adicional de Elizabeth Piper en Moscú, Arno Schuetze en Fráncfort y Stephen Brown y Gernot Heller en Berlín)

REUTERS MFF MV