Coalición de Merkel está bajo presión por salida de ministro conservador

sábado 15 de febrero de 2014 19:01 CET
 

Por Erik Kirschbaum

BERLIN, 15 feb (Reuters) - Los aliados conservadores de la canciller alemana Angela Merkel reprendieron el sábado a sus socios gubernamentales del Partido Social Demócrata (SPD) por las acciones que llevaron a la salida de un ministro, profundizando los temores sobre el futuro de su "gran coalición" de dos meses.

La renuncia del viernes del ministro de Agricultura Hans-Peter Friedrich, la última en una serie de cambios de gabinete en el Gobierno de Merkel, podría agravar las tensiones en la coalición de Berlín en momentos en que intenta avanzar con complejas reformas a las pensiones y energía renovable.

Horst Seehofer, jefe de la Unión Social Cristiana (CSU, por su sigla en inglés), la rama más conservadora de los Demócrata Cristianos de Merkel, exigió explicaciones de los socialdemócratas luego de que el miembro de CSU Friedrich renunciara ante las acusaciones de que habría filtrado datos confidenciales.

La información se derivó de la investigación de un fiscal sobre un legislador del SPD sospechoso de poseer pornografía infantil. El legislador, Sebastian Edathy, ha negado las acusaciones.

La "gran coalición" de Merkel enfrenta fuertes tensiones y podría estar aún en mayor peligro si el escándalo mina la posición del presidente de SPD, Sigmar Gabriel, quien fue informado sobre la investigación por Friedrich en octubre.

Lo que partió como un pequeño escándalo doméstico sobre Edathy se convirtió en un gran furor político cuando el SPD dijo que Friedrich le advirtió a Gabriel que Edathy podría ser blanco de una investigación.

Ello generó dudas respecto a si Friedrich entregó información confidencial de forma inadecuada sobre la futura investigación a Gabriel, violando la ley. Gabriel dijo que alertó a otros dos líderes de SPD.

Analista políticos y columnistas dijeron que Merkel podría haber sacrificado a Friedrich, una figura clave en su bloque conservador, para evitar dañar más al vicecanciller Gabriel, presidente de SPD y pilar de su coalición.

El Gobierno de Merkel podría llegar a su fin si el escándalo daña a Gabriel o lo obliga a dimitir. Como mínimo, sería una distracción para el ministro de Economía mientras intenta avanzar con complejas reformas energéticas que Alemania necesita con urgencia. (Reporte adicional de Irene Preisinger en Bamberg; Traducido por Nadia López; Editado en español por Patricio Abusleme)