Desaceleración de inflación en zona euro pondrá a prueba al BCE en su próxima reunión

domingo 2 de febrero de 2014 19:34 CET
 

Por Paul Carrel

FRANCFORT, 2 feb (Reuters) - Los miembros del Banco Central Europeo (BCE) se reunirán la próxima semana en medio de temores de que la deflación se instale en la zona euro, algo que podría llevarlos a tomar nuevas medidas para animar la débil recuperación económica del bloque regional.

Una desaceleración en la inflación a un 0,7 por ciento el mes pasado -lejos de la meta del BCE de poco menos del 2 por ciento- encendió las alarmas y llevó a algunos analistas a pronosticar un recorte en la tasa de interés en la reunión de política monetaria del jueves.

La turbulencia en los mercados emergentes también tendrá un lugar relevante en la agenda dado que, si esto genera una apreciación del euro, los precios podrían sufrir una mayor presión a la baja.

Y si la desaceleración en la inflación de enero no basta para activar una respuesta del BCE, los 24 miembros de su consejo podrían verse influenciados por unas proyecciones económicas actualizadas del banco que se darán a conocer en marzo.

En noviembre, el banco recortó su principal tasa de refinanciamiento a un 0,25 por ciento desde un 0,50 por ciento.

Aunque el recorte se realizó tras la publicación de cifras que mostraron una desaceleración de un 0,7 por ciento en la inflación durante el mes previo, los consejeros del banco están más centrados en el panorama de mediano plazo que en los giros mensuales de los precios.

Mark Wall y Gilles Moec, economistas del Deutsche Bank, dijeron en una nota de investigación que los datos publicados el mes pasado justificaban que el BCE alivie sus políticas en su próxima reunión.

Tras la reunión de política de enero, el presidente del BCE, Mario Draghi, fijó dos escenarios que podrían provocar acciones por parte del organismo: un deterioro en el panorama de inflación a mediano plazo y un endurecimiento "injustificado" de los mercados monetarios en el corto plazo.

Más allá de una reducción de las tasas de interés, el BCE tiene otras opciones para enfrentar los riesgos de deflación, como por ejemplo ofrecer a los bancos otra serie de Operaciones de Refinanciamiento a Largo Plazo (LTRO, por sus siglas en inglés) -medida que podría aliviar las tensiones en los mercados monetarios- o comprar activos.

Sin embargo, muchos analistas no ven necesidad de actuar todavía. Un sondeo de Reuters a 76 economistas divulgado esta semana apuntó a que el BCE no realizaría cambios en las tasas a menos que suban los costos en los mercados o que el euro se fortalezca. (Editado en español por Rodrigo Charme)