Industria minera de Chile recibiría nueva arremetida legal de ambientalistas contra proyectos

viernes 17 de enero de 2014 21:59 CET
 

Por Fabián Andrés Cambero y Alexandra Ulmer

SANTIAGO, 17 ene (Reuters) - La gigantesca industria minera de Chile podría recibir este año una nueva ola de demandas judiciales de pequeñas comunidades y ecologistas para frenar proyectos que consideran una amenaza al medioambiente, dijeron abogados que ya lograron detener planes mineros y de energía valorados en 30.000 millones de dólares.

Chile, el mayor productor mundial de cobre, es tradicionalmente un país muy abierto a los inversores, pero en los últimos tres años grupos sociales han demandando con éxito a grandes empresas por proyectos que aseguran ponen en riesgo glaciares, la biodiversidad, la salud y los derechos indígenas.

"Viene un año muy potente, muy conflictivo y va a estar por verse que haga la nueva autoridad, cómo lo va a abordar", dijo el abogado Alvaro Toro, de la organización no gubernamental Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales (OLCA), uno de los grupos que han presentado demandas en casos como la mina Pascua-Lama y la termoeléctrica Castilla.

La socialista Michelle Bachelet asumirá en marzo como presidenta en reemplazo del multimillonario conservador Sebastián Piñera, pero aunque ella ha hablado de otorgar mayor poder a las comunidades, los abogados prefieren esperar las primeras señales de su Gobierno sobre los temas ambientales.

La mandataria tampoco ha profundizado sobre sus planes respecto al sector minero.

Los litigantes consideran que desde un fuerte movimiento estudiantil para exigir cambios en el sistema, las comunidades cada vez se han hecho más conscientes de sus derechos.

Uno de los mayores logros para estos grupos sociales fue la paralización de Pascua-Lama, proyecto minero binacional de Barrick de 8.500 millones de dólares ante incumplimientos de su permiso ambiental.

El Morro, iniciativa de 3.900 millones de dólares de Goldcorp, aún lucha por lograr la aprobación ambiental tras recibir reparos sobre la incorrecta consulta a comunidades de la zona. Y la termoeléctrica Castilla, del atribulado empresario brasileño Eike Batista, fue rechazada.   Continuación...