Piden a bancos centrales que cooperen para gestionar liquidez global

sábado 24 de agosto de 2013 18:53 CEST
 

JACKSON HOLE, EEUU, 24 ago (Reuters) - Los bancos centrales deberían coordinarse para evitar los efectos colaterales al momento de iniciar el retiro de su política monetaria ultra expansiva que ha dejado al mundo inundado con dinero barato, dijeron el sábado expertos a las autoridades de economía mundial.

Al inicio del segundo día del simposio anual sobre política monetaria en Jackson Hole, Estados Unidos, luego de una semana en que varios grandes mercados emergentes sufrieron importantes pérdidas por salidas de capitales, un ex vicegobernador del Banco de Francia describió un grave panorama de la situación.

"El principal desafío será gestionar las consecuencias de las políticas monetarias y sus evoluciones en movimientos de liquidez transfronterizos", dijo Jean-Pierre Landau en un documento presentado ante la audiencia que incluía a banqueros centrales de economías avanzadas y emergentes.

"Las percepciones de amplificación, brechas en la retroalimentación y la sensibilidad al riesgo complicarán la tarea de salida (de estímulos) y se requiere una cooperación y diálogo muy cercano y constante entre los bancos centrales", agregó Landau, catedrático de la Universidad de Princeton.

Sin embargo, indicó que era poco probable que esa necesaria coordinación sobre la política monetaria se produjera y advirtió sobre el riesgo de una "fragmentación" de los mercados globales de capitales.

Las acciones y las monedas se desplomaron esta semana en Brasil, India, Indonesia y Turquía debido a que los inversores temían la reducción inminente de las compras mensuales de bonos de la Reserva Federal de Estados Unidos.

El gobernador del banco central de Turquía, Erdem Basci, asistió a la conferencia de este fin de semana en Jackson Hole, pero su contraparte brasileño, Alexandre Tombini, canceló su viaje para quedarse en su país y abordar la crisis.

Las masivas compras de bonos de la Fed, el llamado alivio cuantitativo, han sido cruciales en los agresivos esfuerzos por revivir el crecimiento económico de Estados Unidos, luego de que la entidad recortara sus tasas de interés a niveles cercanos a cero en el 2008.

Las tasas de interés en Europa y Japón también operan a niveles ultra bajos.

Sin embargo, las compras de bonos lanzaron enormes flujos de capital hacia economías emergentes de rápido crecimiento que ahora se ven presionadas porque los inversores anticipan el fin del dinero a bajo costo. (Reporte de Alister Bull. Editado en español por Marion Giraldo)