Problemáticos fármacos para diabetes podrían proteger contra el Parkinson

martes 21 de julio de 2015 22:23 CEST
 

LONDRES, 21 jul (Reuters) - Dos problemáticos medicamentos para la diabetes asociados con preocupantes efectos secundarios podrían reducir el riesgo de que los pacientes desarrollen el mal de Parkinson, un hecho que ofrecería un trampolín para futuras investigaciones, dijeron científicos el martes.

Un análisis de más de 160.000 diabéticos británicos halló que quienes tomaban rosiglitazona o pioglitazona tenían un 28 por ciento menos de incidencia del Parkinson que las personas que se sometían a otros tratamientos para la diabetes.

Los dos medicamentos, cuyas patentes ya no están vigentes, fueron desarrollados por GlaxoSmithKline y Takeda , respectivamente, y vendidos con las marcas Avandia y Actos.

El uso de la rosiglitazona fue suspendido debido a preocupaciones por efectos cardíacos, aunque las restricciones después se levantaron, mientras que la pioglitazona generó temores de una posible relación con cáncer de vejiga.

Los científicos, que publicaron sus hallazgos en la revista especializada PLOS Medicine, no recomiendan el uso de estos fármacos para tratar directamente el Parkinson pero dicen que las vías biológicas que activan deberían ser exploradas en futuras investigaciones.

"Con frecuencia escuchamos sobre los efectos secundarios negativos asociados con la medicación, pero a veces pueden existir efectos beneficiosos no buscados", dijo el investigador Ian Douglas de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

"Nuestros hallazgos brindan una evidencia única que esperamos pueda impulsar futuras investigaciones sobre los potenciales tratamientos del mal de Parkinson", agregó.

El estudio fue financiado por la Fundación Michael J Fox para la Investigación sobre el Parkinson.

Solo incluyó pacientes con diabetes que no habían sido diagnosticados con Parkinson y por lo tanto no podía demostrar si tomar los fármacos hacía más lentos o evitaba el avance de la enfermedad cerebral degenerativa.

Otra prueba clínica recientemente publicada halló que era probable que la pioglitazona no modificara el avance en las primeras etapas del Parkinson. (Reporte de Ben Hirschler, Editado en español por Patricia Avila)