Alemanes no pueden dar espalda a su pasado nazi: Merkel

sábado 2 de mayo de 2015 18:50 CEST
 

Por Erik Kirschbaum

BERLÍN, 2 may (Reuters) - Alemania no puede trazar simplemente una línea sobre su pasado nazi y debe seguir siendo sensible a los daños que causó a países como Grecia, afirmó el sábado la canciller, Angela Merkel, antes de la celebración del 70 aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial.

En declaraciones efectuadas en su podcast semanal, Merkel dijo que está deseosa de acudir a Moscú el 10 de mayo para conmemorar la fecha con el presidente ruso, Vladimir Putin. Al igual que otros líderes mundiales, Merkel declinó asistir al tradicional desfile militar ruso del 9 de mayo, por la tensión generada por la anexión de Crimea y los combates en Ucrania.

En la capital alemana, el 70 aniversario del fin de la Batalla de Berlín fue recordado con tributos el sábado. La guerra terminó el 8 de mayo de 1945.

"No se puede trazar una línea en la historia", dijo Merkel, rechazando el anhelo que tienen muchas generaciones alemanas de posguerra.

"Podemos verlo en el debate sobre Grecia y en otros países europeos. Los alemanes tenemos una responsabilidad especial de estar alerta, sensibles y conscientes de lo que hicimos en tiempos de los nazis y sobre el daño duradero que causamos a otros países. Siento una pena tremenda por eso", afirmó.

El sábado también, el presidente germano, Joachim Gauck, cuyo cargo es principalmente simbólico, reinició un debate sobre las reparaciones, señalando que Alemania debería estudiar las exigencias griegas de pagar 279.000 millones de euros (312.000 millones de dólares) por la ocupación nazi.

Las peticiones de Grecia fueron ignoradas por Berlín, incluso aunque hay expertos que aseguran que puede haber caso. El Gobierno de Merkel asegura que cumplió con sus obligaciones con Grecia, incluido un pago de 115 millones de marcos en 1960.

"Para un país consciente de la historia como el nuestro, lo más correcto es estudiar qué posibilidades hay para pagar reparaciones", dijo Gauck al diario Sueddeutsche Zeitung.

(Editado en español por Carlos Serrano)