Petrobras niega haber contratado a JPMorgan para venta de licencias en campos "subsal"

viernes 27 de febrero de 2015 16:34 CET
 

SAO PAULO, 27 feb (Reuters) - La estatal brasileña Petrobras negó el viernes haber contratado a JPMorgan Chase & Co para gestionar la venta este año de licencias de exploración de petróleo en aguas profundas situadas frente a las costas de Brasil.

En un documento presentado al regulador, Petrobras reiteró la necesidad de reducir inversiones de capital, de desprenderse de activos y acelerar desinversiones para preservar efectivo.

La petrolera también dijo que JPMorgan no fue contratada para contactar a posibles inversores interesados en adquirir licencias sobre reservas de crudo "subsal" que están actualmente bajo su control.

La compañía está en contacto con bancos para refinanciar líneas existentes de crédito o pactar nuevos préstamos, indicó el escrito.

El documento fue divulgado después de que el regulador del sector financiero de Brasil, CVM, solicitó explicaciones a Petrobras tras la publicación de un reporte del diario Estado de S.Paulo indicando que la compañía tenía intención de vender licencias de exploración en campos "subsal".

La expresión "subsal" se refiere a recursos petroleros en aguas profundas situadas frente a las cosas de Brasil, atrapados bajo una capa de minerales de sal sobre la superficie del lecho marino.

El miércoles, Reuters reportó que Petrobras contrató a JPMorgan para que le asesorara en la venta de cerca de 3.000 millones de dólares en activos, dado que los efectos de un escándalo de corrupción que involucra a la petrolera le cerraron el acceso al financiamiento.

Algunos de los activos incluirían propiedades y licencias fuera del área "subsal".

Las ventas de activos se han convertido en una necesidad para Petrobras, después de que la agencia Moody's Investors Service le arrebató su nota de grado de inversión y le advirtió que podría aplicar más recortes en su calificación crediticia.

La preocupación por una posible crisis de crédito y las consecuencias del escándalo de corrupción llevaron a Moodys a tomar la decisión. (Reporte de Guillermo Parra-Bernal. Editado en español por Marion Giraldo)