Derecha italiana podría dividirse tras medida de Berlusconi: legisladores

sábado 26 de octubre de 2013 20:52 CEST
 

ROMA, 26 oct (Reuters) - La centroderecha política de Italia podría separarse, dijeron legisladores el sábado, luego de que Silvio Berlusconi resucitó a su antiguo partido Forza Italia y suspendió al partido Pueblo de Libertad (PDL), parte del endeble Gobierno de coalición de izquierda-derecha.

Varios parlamentarios aliados al ex primer ministro criticaron la medida de Berlusconi y cinco importantes miembros del PDL boicotearon la reunión del viernes en la que se adoptó la decisión.

Forza Italia era el partido de Berlusconi cuando entró por primera vez a la política en 1994 y aunque dijo que la agrupación apoyaría el Gobierno del primer ministro Enrico Letta, tal como lo ha hecho el PDL, ha provocado divisiones entre sus seguidores.

"Mi ausencia en la oficina del presidente fue motivada por mi total oposición a la propuesta de disolver al PDL (...) de volver a una Forza Italia de la que yo nunca he sido parte", dijo el senador Carlo Giovanardi en una publicación en su sitio web.

Giovanardi agregó que la centroderecha podría dividirse en dos grupos aliados: Forza Italia, que sería liderada por Berlusconi, y PDL, encabezado por su actual secretario, Angelino Alfano.

Alfano lideró una revuelta interna en el partido este mes que frustró los intentos de Berlusconi por derribar al Gobierno de Letta.

Fabrizio Cicchitto, uno de los principales líderes del PDL, dijo al diario La Repubblica que veía que la derecha se convertiría en un "sistema de dos polos" y agregó que la decisión de poner fin al PDL no sería válida hasta ser ratificada por una votación en una conferencia del partido, el 8 de diciembre.

Quienes están alineados con Alfano son considerados como más moderados y renuentes a socavar al Gobierno, mientras que los que son leales a Berlusconi son descritos como de línea dura, pues con frecuencia amenazan con desbaratar al Gobierno, a menos que se produzca un recorte de impuestos.

Según estimaciones de medios italianos, la facción de Alfano sería lo suficientemente grande como para evitar que Letta pierda su mayoría en el Gobierno si el grupo de Berlusconi le retira su apoyo.

Sin embargo, la turbulencia podría dañar los esfuerzos de la coalición para impulsar reformas y e incentivar el crecimiento de la economía italiana, atrapada en una prolongada recesión.

Berlusconi, de 77 años y que ha dominado la derecha política italiana durante dos décadas, enfrenta la expulsión del Parlamento tras una condena por fraude tributario. (Reporte de Naomi O'Leary. Traducido por Janisse Huambachano. Editado en español por Patricio Abusleme)