14 de octubre de 2013 / 13:13 / en 4 años

Arabia Saudita se uniría a EEUU como productor de gas de esquisto

Por Florence Tan y Meeyoung Cho

DAEGU, Corea del Sur, 14 oct (Reuters) - Arabia Saudita, el mayor productor de la OPEP, se está preparando para estar entre los primeros países fuera de América del Norte en utilizar gas de esquisto para generar energía y así ahorrar parte de su petróleo para exportarlo.

Inspirado en el auge de gas de esquisto en Estados Unidos, que ha convertido a ese país de mayor importador mundial de gas a un incipiente exportador, Riad planea dar sus primeros pasos para comercializar sus propios grandes depósitos de gas no convencionales.

"Estamos listos para comenzar a producir nuestro propio gas de esquisto y recursos no convencionales de varios tipos en los próximos años y entregarlos a los consumidores", dijo el presidente ejecutivo de Saudi Aramco, Khalid al-Falih, en el Congreso Mundial de Energía en Corea del Sur.

"Sólo dos años después de lanzar nuestro propio programa de gas no convencional, en la región norte de Arabia Saudita, estamos listos para comprometer gas en el desarrollo de una planta de energía de 1.000 megavatios que alimentará al sector manufacturero y a la masiva minería de fosfato", dijo Falih.

La compañía Saudi Arabian Mining Co (Maaden) planea invertir en un proyecto de fosfato que forma parte de una nueva ciudad industrial llamada Waad al Shimal City for Mining Industries, cuya producción se espera para fines del 2016.

Al desbloquear sus reservas de gas, el mayor exportador mundial de petróleo podría utilizar el combustible para potenciar su economía local y permitir más oportunidades para las ventas de petróleo a los mercados mundiales.

El ministro del Petróleo saudí, Ali al-Naimi, ha entregado una estimación de más de 600 billones de pies cúbicos de reservas de gas no convencional, más del doble de sus reservas convencionales probadas.

Esto ubicaría a Arabia Saudita en el quinto lugar de una lista de 32 países con reservas de gas de esquisto y que fue compilada para la Administración de Información de Energía de Estados Unidos.

China encabeza el listado y ya ha firmado acuerdos de producción compartida y concedido bloques de exploración mientras apunta a una producción de 6.500 millones de metros cúbicos anuales al 2015.

Pero es improbable que Riad- afectado por la escasez de agua y precios muy por debajo de los costos de producción- produzca un elevado volumen de gas de esquisto esta década.

Es probable que la vecina Omán lidere el camino con el desarrollo de gas de baja permeabilidad que podría comenzar a producirse comercialmente al 2017 y rendir hasta 30 billones de pies cúbicos.

En tanto, Saudi Aramco ha estado trazando mapas sobre las reservas no convencionales con la esperanza de que ayuden a cubrir una demanda que se espera se duplique al 2030 en un país que prohíbe las importaciones de gas.

La firma ha realizado pruebas y perforaciones de evaluación en tres áreas promisorias de gas no convencional en el noroeste del país, en el sur de Ghawar, y de gas de esquisto rico en condensados en la región de Rub' al-Khali.

El gas alimentará una propuesta planta de energía en Jizan, que estará conectada a una refinería de 400.000 barriles por día (bpd). La gigante petrolera estatal espera completar el proyecto para inicios del 2017, dijo Falih.

(Reporte adicional de Jane Chung. Traducido por Maria Cecilia Mora. Editado por Mónica Vargas)

REUTERS MCM MV

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below