RESUMEN 2-Gobierno de EEUU está al borde de una paralización por disputa en el Congreso

martes 1 de octubre de 2013 00:50 CEST
 

(Actualiza con citas de Obama)
    Por David Lawder y Susan Heavey
    WASHINGTON, 30 sep (Reuters) - El Congreso de Estados
Unidos, entrampado por los intentos de los republicanos de
frenar la ley de salud del presidente Barack Obama, estaba a
punto de provocar un cierre financiero de la mayor parte del
Gobierno a partir de la mañana del martes.
    El Senado, controlado por los demócratas, rechazó una
propuesta de la Cámara de Representantes de mayoría republicana
que entregaría fondos provisionales al Gobierno a cambio de
retrasar por un año el programa de salud conocido como 
"Obamacare".  
    La ley que financia miles de actividades de rutina del
Gobierno expira a medianoche el lunes.
    El proyecto de financiamiento retornó el lunes por la tarde
a la Cámara de Representantes, donde el partido opositor
insistirá en buscar la postergación por un año de la exigencia
para que todas las personas obtengan un seguro de salud. 
    La medida planteará además que el presidente, los altos
funcionarios y miembros del Congreso participen del programa
Obamacare.
    El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano
John Boehner, dijo que no habrá un proyecto de financiamiento
sin medidas adjuntas.
    Hasta ahora, el Senado ha rechazado todos los intentos para
cambiar la ley de salud a través del proyecto de financiamiento
gubernamental.
    El mandatario destacó que todavía se puede evitar una
paralización parcial del Gobierno y acusó a los republicanos de
la Cámara de Representantes de fabricar una crisis que podría
dañar a la economía y a los ciudadanos de todo el país. 
   "Una paralización tendrá un impacto económico real muy fuerte
en la gente de inmediato", dijo Obama a periodistas en la Casa
Blanca. 
    Si no se llega a un acuerdo para ampliar el financiamiento,
las agencias y los programas federales se verían obligados a
paralizar total o parcialmente sus funciones por primera vez en
17 años.
    Algunas labores consideradas esenciales, como la inspección
de carne del Departamento de Agricultura, se mantendrán. Otras
oficinas, incluidas las del aparato de regulación de Washington,
funcionarían con un mínimo de personal para atender las
emergencias.
    La paralización se prolongará hasta que las cámaras del
Congreso superen sus diferencias, lo que puede tomar días o
semanas.
    El estancamiento no es un buen augurio para el siguiente
enfrentamiento político por el aumento de la capacidad del
Gobierno para endeudarse, que puede tener consecuencias mucho
mayores.
    Si no hay un acuerdo para aumentar el límite de
endeudamiento de 16,7 billones de dólares para mediados de
octubre, Estados Unidos podría verse forzado a incumplir algunas
de sus obligaciones, perjudicando a su economía y enviando
réplicas por todo el mundo.
    Las acciones estadounidenses cerraron el lunes en baja. Las
pérdidas fueron amplias y generales y el descenso se aceleró en
el final de las operaciones. 
    El promedio industrial Dow Jones cayó 128,57 puntos,
o un 0,84 por ciento, a 15.129,67 unidades, mientras que el
índice Standard & Poor's 500 bajó 10,20 puntos, o un 0,60
por ciento, a 1.681,55 unidades.  
    El Nasdaq Composite retrocedió 10,12 puntos, o un
0,27 por ciento, a 3.771,48 unidades. 
    
    
    SENADOR DEMOCRATA ACUSA EXTORSION
    Las recriminaciones continuaban el lunes y los republicanos
acusaban a Obama de ignorar sus llamados a efectuar
negociaciones.
    "Este presidente no ha estado implicado en absoluto con los
líderes políticos o con el Congreso", dijo el legislador
republicano Matt Salmon en el programa de la cadena MNSBC
"Morning Joe".
    Salmon, quien era parte del Congreso durante la última
paralización que se produjo desde fines de 1995 a principios de
1996, dijo que los republicanos no quieren ver un cierre del
Gobierno sino que buscan seguir luchando contra la "Obamacare"
con otras propuestas. 
    Por su parte, el senador demócrata Charles Schumer dijo que
todavía existe alguna esperanza de que los republicanos en la
Cámara de Representantes "puedan entrar en razón" y voten para
evitar la paralización del Gobierno.
    "Esto es una extorsión", dijo Schumer también en el programa
"Morning Joe" sobre la estrategia de los republicanos. 
    "Esto mantiene (...) a la economía, a la gente de clase
media, en una situación de riesgo", agregó.
    (Reporte adicional de Richard Cowan y Caren Bohan. Editado
en español por Rodrigo Charme) 
    
    REUTERS RCH MF JLL LEA JL