Fiebre petrolera en Libia se desvanece en antesala de contratos para 2013

lunes 26 de noviembre de 2012 14:37 CET
 

Por Emma Farge y Jessica Donati

GINEBRA/LONDRES, 26 nov (Reuters) - A un año de que las petroleras compitieran por los primeros contratos tras la guerra en Libia, el caos político en el país y un gran excedente de crudo en Europa han minado el entusiasmo en la antesala de las conversaciones de esta semana por los acuerdos del 2013.

Más de un año ha pasado desde que Muamar Gaddafi fue derrocado en el país miembro de la OPEP, y si bien la producción de petróleo ha aumentado de nuevo a los niveles anteriores a la guerra - a 1,6 millones de barriles diarios- el malestar social sigue interrumpiendo los envíos y el trabajo en las refinerías.

Las protestas y las huelgas causan costosos retrasos en los envíos, mientras que la presencia continua de armas de fuego y granadas en la capital es una preocupación para los inversores.

"La inestabilidad política y los problemas de seguridad lo hacen (a Libia) menos atractivo para las compañías petroleras internacionales y los operadores", dijo Charles Gurdon, director general de Menas Associates, una consultora de riesgo político.

El Congreso libio nombró a Abdelbari al-Arusi como ministro de Petróleo a principios de este mes, aunque no está claro cómo serán compartidas las responsabilidades con la Corporación Nacional de Petróleo de Libia (NOC, por sus siglas en inglés), que actualmente supervisa las ventas de petróleo.

Para complicar las conversaciones, que tienen un valor cercano a los 50.000 millones de dólares, está el hecho de que el petróleo crudo dulce de alta calidad que produce Libia es cada vez más difícil de vender.

La oferta mundial de crudo dulce en grados similares al libio es cada vez más abundante debido al auge del petróleo de esquisto de Estados Unidos, en momentos en que la demanda está cayendo debido a los cierres de fábricas europeas, algunas especialmente diseñadas para procesar crudo libio.

En noviembre pasado, importantes operadores como Vitol y Glencore hicieron su debut en las negociaciones con el tercer mayor productor de Africa, compitiendo por lograr acuerdos junto a clientes reconocidos como la italiana Eni.

En conjunto, las casas comerciales lograron cerca de un 10 por ciento de las exportaciones de petróleo de Libia en el 2012, mientras que las refinerías italianas, franceses y españolas tuvieron la prioridad para acceder al crudo.

"El futuro es claramente amargo y tendrán que ajustar a la baja sus precios de venta," dijo un operador de crudo de una importante firma comercial independiente. (Reporte de Jessica Donati y Emma Farge. Reporte adicional de Julia Payne. Editado por Rodrigo Charme)