Scherer, un "papable" brasileño con iPhone ante la ofensiva evangélica

jueves 28 de febrero de 2013 21:49 CET
 

SAO PAULO (Reuters) - El cardenal brasileño Odilo Scherer voló esta semana a Roma para asistir al cónclave que elegirá al sucesor del Papa Benedicto XVI. Y sus fieles rezan para que no regrese.

En Brasil, la nación con más católicos del planeta, muchos sueñan con ver el próximo mes al arzobispo de São Paulo emerger de blanco en el balcón de la basílica de San Pedro, convertido en el primer Papa latinoamericano.

El cardenal de 63 años que habla de política y gasta bromas en su cuenta de Twitter es, dicen sus fieles, un candidato ideal para sacar a la Iglesia católica de la crisis y renovarla.

"Que nadie espere cosas espectaculares", advirtió el domingo en su última misa antes de embarcar para Roma. "No imaginemos que la elección del Papa sea una cuestión de políticas humanas", agregó.

Pero como pastor de uno de los mayores rebaños católicos del mundo, varios observadores colocan a Scherer entre los candidatos para suceder a Benedicto XVI, que renuncia el jueves por razones de edad tras un breve pontificado sacudido por intrigas y escándalos.

"Sería buenísimo para Brasil", dijo Ruth de Souza, de 67 años, a la salida de la Catedral da Sé del centro de São Paulo. "Los católicos estamos siendo muy presionados por las iglesias evangélicas", añadió.

Las iglesias en América Latina, históricamente un bastión del catolicismo, se han ido vaciando durante los últimos años debido a la deserción de fieles a los cultos evangélicos.

Y Brasil es uno de los principales campos de batalla en la disputa de almas, junto con los escándalos de abusos sexuales, uno de los mayores desafíos del próximo Papa.

La población católica del país mermó de 73,6 por ciento en 2000 hasta un 64,6 por ciento según el censo de 2010. En la misma década, el porcentaje de evangélicos creció de 15,4 a 22,2 por ciento.   Continuación...

 
El cardenal brasileño Odilo Scherer voló esta semana a Roma para asistir al cónclave que elegirá al sucesor del Papa Benedicto XVI. Y sus fieles rezan para que no regrese. En la imagen, el arzobispo de Sao Paulo Odilo Scherer posa junto a fotografías del papa Benedicto XVI y sí mismo en Sao Paulo, el 19 de febrero de 2013. REUTERS/Nacho Doce