Putin firma una ley para frenar el tabaquismo en Rusia

lunes 25 de febrero de 2013 12:59 CET
 

MOSCÚ (Reuters) - El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha firmado una ley que prohibirá fumar en la mayoría de lugares públicos y restringirá las ventas de cigarrillos en el segundo gran mercado de tabaco mundial después de China.

La ley, que prohibirá fumar en algunos lugares públicos como metro o escuelas a partir del 1 de junio, entrará en vigor un año después en otros sitios incluyendo restaurantes y cafés.

También prohibirá la venta de productos de tabaco en quioscos callejeros a partir del 1 de junio de 2014, limitando la publicidad y fijando precios mínimos para los cigarrillos que ahora cuestan entre 50 y 60 rublos cada paquete (menos de 1,50 euros).

Putin, quien comenzó un nuevo mandato de seis años en 2012 y ha promocionado un estilo de vida saludable, espera que la ley ayude a minar la afianzada cultura de tabaquismo y revierta el descenso en la población de Rusia desde la desaparición de la Unión Soviética.

Defendiendo la ley en un vídeo blog antes de que fuera presentada en el parlamento el año pasado, el primer ministro Dmitry Medvedev dijo que casi uno de cada tres rusos estaban enganchados al tabaco y casi 400.000 mueren cada año por causas relacionadas con el tabaco.

El Kremlin dijo que Putin había firmado el sábado la ley pero no lo anunció hasta el lunes. Dijo que la ley estaba destinada a que Rusia entrara en la línea de la Organización Mundial de la Salud sobre un tratado de control del tabaco que Moscú ratificó en 2008.

La ley se enfrenta a la oposición de las compañías tabacaleras extranjeras que dominan el mercado de cigarrillos con un valor estimado de 22.000 millones de dólares (unos 16.610 millones de euros) en 2011 según Euromonitor International, una compañía de investigación de mercados.

La población de Rusia cayó de 148,6 millones en 1991, el año en que cayó la Unión Soviética, a 141,9 millones en 2011, según cifras del Banco Mundial.

 
El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha firmado una ley que prohibirá fumar en la mayoría de lugares públicos y restringirá las ventas de cigarrillos en el segundo gran mercado de tabaco mundial después de China. En la imagen, tomada el 24 de enero, un hombre fuma un cigarrillo en un café de Krasnoyarsk en Siberia. REUTERS/Ilya Naymushin