Gran robo de diamantes en el aeropuerto de Bruselas

martes 19 de febrero de 2013 15:11 CET
 

BRUSELAS (Reuters) - Ladrones vestidos como policías y armados con ametralladoras han robado 120 lotes de diamantes valorados en millones de dólares de la pista de aterrizaje del aeropuerto de Bruselas, en uno de los mayores robos que ha sufrido este sector.

Dos vehículos con ocho hombres llegaron hasta un furgón de seguridad de la firma Brinks, que acababa de cargar los diamantes en un avión de pasajeros suizos, el lunes por la noche, dijeron autoridades.

Los hombres, que iban enmascarados pero también llevaban uniformes de policía, no dispararon un solo tiro y tardaron tan solo cinco minutos en llevar a cabo el robo, dijo Ine Van Wymersch, portavoz de la oficina del fiscal de Bruselas.

El grupo escapó y ahora la policía ha iniciado su búsqueda. "Estaban bien preparados", dijo Van Wymersch. "Había pasajeros en el avión pero no vieron nada de lo que estaba ocurriendo".

Fiscales dijeron que no podían hablar aún sobre el valor de los diamantes robados o quién era su propietario.

La cadena estatal belga VRT informó de que el valor total era de 350 millones de euros. Una portavoz del Centro de Diamantes de Amberes dijo que el valor podría estar cerca de los 50 millones de dólares (unos 37 millones de euros).

"En cualquier caso, es el mayor robo que hemos visto", dijo.

Amberes ha sido durante siglos un destacado centro de diamantes, con unos ocho de cada diez diamantes en bruto y cinco de cada 10 pulidos pasando por allí.

Ambos vehículos salieron a gran velocidad tras el robo y uno de ellos fue hallado más tarde quemado en las afueras de Bruselas.

Los ladrones consiguieron entrar en la pista tras romper una verja que rodea el aeropuerto, dijo un portavoz aeroportuario.

 
Ladrones vestidos como policías y armados con ametralladoras han robado 120 lotes de diamantes valorados en millones de dólares de la pista de aterrizaje del aeropuerto de Bruselas, en uno de los mayores robos que ha sufrido este sector. En la imagen, guardias de seguridad en la puerta de mercancías del aeropuerto internacional Zaventem de Bruselas el 19 de febrero de 2013. REUTERS/Eric Vidal