El Papa tendrá seguridad e inmunidad al permanecer en el Vaticano

sábado 16 de febrero de 2013 13:18 CET
 

CIUDAD DEL VATICANO (Reuters) - La decisión del Papa Benedicto XVI de residir en el Vaticano tras su renuncia le dará seguridad y privacidad. También le ofrecerá protección legal ante cualquier intento de acusarlo en relación con casos de abusos sexuales del clero, dijeron fuentes de la Iglesia y expertos legales.

"Su continua presencia en el Vaticano es necesaria, de lo contrario podría quedar indefenso. No tendría su inmunidad, sus prerrogativas, su seguridad, si está en otra parte", dijo un funcionario del Vaticano, hablando bajo condición de anonimato.

"Es absolutamente necesario" que permanezca en el Vaticano, señaló la fuente, que añadió que Benedicto XVI debería vivir una "existencia digna" en sus próximos años.

Fuentes del Vaticano dijeron que los funcionarios tenían tres consideraciones principales al decidir que Benedicto XVI debería residir en un monasterio en el Vaticano después de que renuncie el 28 de febrero.

La policía del Vaticano, que ya conoce al Papa y sus hábitos, podrá garantizar su privacidad y seguridad y no tener que confiar la tarea a una fuerza extranjera, algo que sería necesario si el Pontífice se traslada a otro país.

"Veo un gran problema si se va a otra parte. Pienso en términos de su seguridad personal. No tenemos un servicio secreto que pueda destinar grandes recursos (como lo hacen) a ex presidentes", dijo el funcionario.

Otra consideración era que si el Papa se trasladaba a otro país, por ejemplo a vivir en reclusión en un monasterio en su natal Alemania, el lugar podía convertirse en un sitio de peregrinaje.

POTENCIAL EXPOSICIÓN

Eso podría ser complicado para la Iglesia, en particular en el improbable caso de que el próximo Papa tome decisiones que molesten a los conservadores, que entonces podrían desplazarse hasta donde resida Benedicto para rendirle homenaje.   Continuación...

 
La decisión del Papa Benedicto XVI de residir en el Vaticano tras su renuncia le dará seguridad y privacidad. También le ofrecerá protección legal ante cualquier intento de acusarlo en relación con casos de abusos sexuales del clero, dijeron fuentes de la Iglesia y expertos legales. En la imagen, de 15 de febrero, el papa Benedicto XVI abandona una audiencia privada con el presidente rumano Traian Basescu en el Vaticano. REUTERS/Maurizio Brambatti/Pool