15 de febrero de 2013 / 12:17 / en 5 años

La firma del escándalo de la carne de caballo defiende su buena praxis

El presidente del procesador francés de carne Spanghero prometió el viernes demostrar la falsedad de las acusaciones que afirman que su firma sabía que vendía carne de caballo etiquetada como ternera, y acusó al Gobierno de apresurarse a la hora de señalar al culpable. En la imagen, un cartel de Spanghero en Castelnaudary, suroeste de Francia, el 14 de febrero de 2013.Jean-Philippe Arles

CASTELNAUDARY, Francia/PARÍS (Reuters) - El presidente del procesador francés de carne Spanghero prometió el viernes demostrar la falsedad de las acusaciones que afirman que su firma sabía que vendía carne de caballo etiquetada como ternera, y acusó al Gobierno de apresurarse a la hora de señalar al culpable.

El ministro de Asuntos del Consumidor, Benoit Hamon, difundió el jueves detalles de una investigación sobre la firma, que dijo indicaban que Spanghero era probablemente el responsable de un escándalo que había irritado a los consumidores de toda Europa e implicado a comerciantes y mataderos desde Chipre a Rumanía.

"No sé quién está detrás de esto, pero puedo decirles que no somos nosotros. Estoy sorprendido", dijo el jefe de Spanghero, Barthelemy Aguerre, a la emisora Europe 1. "Creo que demostraremos nuestra inocencia y la de mis asociados. Creo que el Gobierno ha ido demasiado rápido".

Una investigación francesa sobre cómo entró carne de caballo en comida preparada vendida en toda Europa halló que la firma Spanghero etiquetó como ternera una carne que sabía que podía ser caballo.

Hamon indicó que Spanghero no podía desconocer que la carne que estaba importando era bastante más barata que la ternera, y que no había pruebas de que una firma rumana que había proporcionado la carne hubiera etiquetado incorrectamente lo que en realidad era carne de caballo.

A las puertas de la fábrica Spanghero de la localidad de Castelnaudary, cerca de Toulouse, en el suroeste de Francia, los trabajadores llenaban volquetes con bloques de carne y salchichas el viernes, aunque no estaba claro por el momento por qué lo estaban haciendo.

La firma privada, que fue fundada por hermanos del capitán de rugby francés Walter Spanghero en los años 70, ha visto suspendida su licencia durante diez días y enfrentará medidas legales si se confirman las sospechas.

La Fiscalía de París está revisando el caso.

Aguerre dijo que la compañía había analizado la carne en cuanto surgió el escándalo y descubrió que parte era una mezcla de ternera y carne de caballo.

"Muestra que Spanghero no está detrás de este engaño. Viene de otro lado. Coloca a los 300 empleados en grandes dificultades", dijo.

Hamon dijo que no correspondía a él decir quién era culpable, pero añadió que parecía claro que algo no iba bien en Spanghero.

"Hay suficientes datos que muestran que, como poco, hubo mucho de negligencia", dijo. "Millones de consumidores han sido engañados, así que tuvimos que actuar rápidamente".

El escándalo, que ha llevado a retiradas de comidas preparadas y dañado la confianza en la amplia y compleja industria alimentaria de Europa, surgió el mes pasado cuando unos análisis en Irlanda mostraron que algunos productos cárnicos de ternera contenían también caballo.

/Por Jean Décotte y John Irish/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below