Empresas de análisis alimentario se benefician del caso de la carne equina

miércoles 13 de febrero de 2013 12:11 CET
 

LONDRES (Reuters) - Las empresas que se especializan en analizar los ingredientes alimentarios están situadas en primera línea para beneficiarse de un escrutinio mayor de los productos cárnicos a raíz del escándalo de carne de caballo que se ha extendido por Europa desde inicios de año.

La francesa Eurofins, la mayor empresa especializada en análisis alimentario de Europa, y la británica Intertek dijeron que ya habían detectado un repunte en la demanda.

Los clientes que enviaban muestras de forma rutinaria del tipo de carne en sus productos no parecen haberse visto afectados, dijo Bert Popping, director de desarrollo científico de Eurofins. "Pero estamos recibiendo más muestras de empresas que previamente no analizaban dichos parámetros".

Eurofins hizo las pruebas que ayudaron a confirmar la presencia de carne equina en hamburguesas producidas en Irlanda, que desataron el escándalo.

El descubrimiento de carne de caballo en productos importados de vacuno en Reino Unido, ha desencadenado investigaciones de productos y proveedores y llamamientos a una regulación más estricta.

Responsables británicos y europeos se reunirán en Bruselas el miércoles para decidir cómo lidiar con la situación que implica a varios países en una compleja cadena de suministro en todo el continente.

El ministro británico de Medio Ambiente, Owen Paterson, mantuvo reuniones con el Instituto Británico de Distribuidores de Comestibles para abordar los estándares de los análisis habituales de los productos cárnicos que realizan los minoristas y qué sucederá en el futuro.

Cualquier norma o endurecimiento de las guías europeas actuales sería un 'boom' para el sector de los análisis alimentarios, altamente especializado.

"Con el apoyo del grupo de servicios en su conjunto, la regulación es de lo que se nutre (...) es lo que impulsa a toda la industria", dijo Robin Speakman, analista de Shore Capital.   Continuación...

 
Las empresas que se especializan en analizar los ingredientes alimentarios están situadas en primera línea para beneficiarse de un escrutinio mayor de los productos cárnicos a raíz del escándalo de carne de caballo que se ha extendido por Europa desde inicios de año. En la imagen, un aviso sobre la retirada de un producto congelado por contener trazas de carne de caballo en un supermercado Aldi en el noreste de Londres, el 9 de febrero de 2013. REUTERS/Suzanne Plunkett